RELOJ CATALINO INGLÉS c. 1800

.

.

Esto lo escribí hace unos años, siendo aún coleccionista de relojes de bolsillo. 

.

.

Entrado el siglo XIX, la relojería inglesa decaía por su conservadurismo.

Por ejemplo, siguió empleando el caracol más allá de mediados de ese siglo:

Más adelante lo explico, pues está presente en el reloj sobre el que versa este artículo:

.

Al haberme especializado en el periodo 1860-1920, deseché para la colección el hacerme con alguna pieza obsoleta de ese país y me centré en relojes suizos y estadounidenses.

Aunque, sin proponérmelo, sí acabé curiosamente con unos cuantos relojes suizos que sé seguro fueron destinados al mercado anglosajón:

Los cuatro más a la derecha son todos ocho días cuerda.

Finalmente, como despedida de esa afición, quise un reloj bicentenario (no pude sustraerme al hechizo de los mecanismos pretéritos) y, ahora sí, ahora tenía cabida meritoria un reloj inglés.

.

.

Fiel a mi gusto, obvié hacerme con un reloj joya (busco la elegante simplicidad).

En la relojería inglesa la chichonera es la que acaparaba toda la ornamentación.

Reloj saboneta de carga por llave, con caja de plata totalmente lisa:

Prescinde de la segunda caja (chichonera), ya que la función de guardapolvo la realiza este disco giratorio:

Detalle:

Al girarlo, hasta alinear su abertura con la marca estampada en la tapa…

da acceso directo a la bocallave, permitiendo la toma de cuerda (mediante una llave). Véase:

.

.

Colgante: pieza de unión entre la caja y la anilla de suspensión.

La tapa anterior (con bisagra) se abre al presionar el pulsador situado en el extremo del colgante:

Detalle de la muesca de cierre sobre la que actúa el pulsador, permitiendo la apertura de la tapa:

Ahora tenemos acceso a la diáfana esfera convexa (de esmalte sobre cobre), que en este reloj no va protegida por un cristal. Cajas saboneta que dispusieran de un bisel donde incrustar un cristal no se popularizaron hasta mediados del siglo XIX:

En el interior de la tapa están los punzones de ley (pureza, localización, orfebre y año). No figura estampado un número de serie:

Al ser un reloj saboneta, además de tener una tapa anterior, el colgante se sitúa a las 3:

Agujas en acero pavonado. Detalle de su eje encuadrado:

La puesta en hora se realiza girando el eje de las agujas con la misma llave de dar cuerda:

.

.

Bisagra a las 12:

Muesca de cierre a las 6 (en el lado contrario a la bisagra). Al presionarla con un dedo al mismo tiempo que se tira hacia arriba…

Esfera y movimiento bascularán sobre la bisagra:

Permitiendo el acceder al movimiento (conjunto de piezas móviles que componen el mecanismo del reloj):

En el fondo de la caja se repiten los mismos punzones de ley vistos en la tapa anterior:

Detalle:

Ante su fuerte desgaste… lo único que puedo asegurar es que se indica una pureza de plata del 92.5%:

Aventurarme a más sólo daría pie a conjeturas:

¿Cabeza de leopardo sin corona?, se utilizó a partir de 1822. Localización… ¿Chester?:

Orfebre… ¿Edward Maddock II de Liverpool (1815 – 1837)?:

Año… ¿una ”O” correspondiente a 1832?:

Letras para la ciudad de Chester:

¿Movimiento circa 1800 en una caja de plata posterior?. Dos posibilidades:

  • Casamiento: se sustituyó la caja original (quizás contase además con una chichonera) por ser de oro. Al venderla y cambiarla por una más económica el propietario del reloj se ganaba un dinero.
  • Dar salida al movimiento/stock: práctica habitual era vender movimientos en años muy posteriores al de su fabricación y las cajas en que los pondrían sí eran contemporaneas al momento de su venta.

Resulta llamativo el detalle ya descrito anteriormente de la existencia de un disco con función guardapolvo anexo al exterior de la caja, no es habitual encontrarlo. Se agregó para abaratar costos al prescindir de una segunda caja.

.

.

Platina plena y de latón dorado, carece (al igual que la caja) de un número de serie:

Los números de serie en un movimiento sólo serían significativos si:

    • Un “maestro relojero” desarrollaba una gran producción.
    • Un minorista, ante un volumen importante de ventas, ordenaba grabar los suyos propios para llevar registro.

Galluza o sobrevolante con…

    • Raqueta (parte que cubre completamente el volante) calada con filigrana.
    • Sujeción (con grabado) monopódica al ser fabricada en Inglaterra. Si fuese continental tendría dos pies.

Las galluzas se fabricaban en el medio rural (especialmente en él área de Liverpool) a la luz de una vela y con ayuda de limas del tamaño de una aguja. Algunas precisaban tres o cuatro semanas de paciente labor.

Detalle de la parte de la platina (también calada con filigrana) y del volante de acero:

En 1700, el matemático Nicolas Fatio descubre la manera de trabajar y perforar las piedras preciosas y su aplicación en relojería. Afincado en Inglaterra explota su invento:

Hasta 1770 los ingleses fueron los únicos beneficiarios, esto contribuyó a su supremacía relojera durante el siglo XVIII.

En la raqueta, la piedra antirroce para el eje del volante es un diamante en talla antigua, de labor artesanal:

El disco de plata numerado es un mecanismo de regulación Tompion, se ajusta la precisión del reloj (de ser necesario) girándolo mediante su eje encuadrado con una llave. Cayó en desuso en la década de 1820:

Firma en cursiva de elegante caligrafía. Manby, HADLEIGH:

Antes de su adquisición, indagué por mi cuenta el Manby de la ciudad de Hadleigh (Suffolk, Inglaterra).

Al no obtener ningún resultado, consulté en el foro de la National Association of Watch & Clock Collectors por su posible mención en alguna de estas tres famosas obras de referencia:

    • Old Clocks and Watches and their Makers, de F. J. Britten.
    • Watchmakers and Clockmakers of the Word, de G. H. Baillie.
    • Watchmakers and Clockmakers of the Word Volume II, de B. A. Loome.

Me hicieron saber que no figuraba en ninguna de ellas, siendo lo más parecido: Edward Manby, London, 1828 y John Manby, Skipton (Yorkshire), 1833.

En un reloj, según el nombre que ostente redundará en precios altos. Que en el mío no figurase el nombre de un “maestro relojero” no me supuso ningún problema, al contrario, hizo posible el poder hacerme con él.

Tres opciones respecto a la firma del reloj:

  • “Maestro relojero” desconocido en la actualidad.
  • Minorista/expendedor local que vendió el reloj en Hadleigh, ordenando previamente grabar en el movimiento su nombre.
  • Nombre del comprador del reloj y su ubicación. El minorista local, como intermediario y bajo pedido de su cliente, lo habría encargado así al “maestro relojero”.

Inciso sobre el “maestro relojero”:

Era quien terminaba de ensamblar y afinar todas las piezas de un reloj… pero para posibilitar la culminación del producto final habrían intervenido gran cantidad de distintos artesanos, proporcionándole los distintos componentes. Ya en el siglo XVIII era absolutamente imposible que un maestro relojero pudiese por sí solo construir relojes.

Inciso sobre el minorista/expendedor local. Lo abordo con el siguiente ejemplo:

Se supone que para un coleccionista español, aún teniendo que pagar dos o tres veces su valor, sería importante (debido a la difusión que ha alcanzado) tener al menos un reloj auténtico firmado por Don José Rodríguez Losada (1801-1870), pero… no llegó a regentar ni una mediana manufactura, sino un prestigioso local en el que, eso sí, se le ofrecerían como proveedores los más cualificados artífices londinenses del ramo.

El coleccionista que no supiese y se entere ahora de lo expuesto en los dos incisos… no debe sentirse sorprendido, sino darle al asunto el estricto significado que tiene.

.

Los relojes eran extremadamente caros debido a la mano de obra involucrada en su fabricación. Se montaban individualmente a partir de piezas artesanales.

No sería hasta finales del siglo XIX el lograr que los relojes de bolsillo por fin fueran asequibles. Fue a partir de los desarrollos en la producción mecanizada y los diseños de Georges-Frédéric Roskopf (Roskopf Patent) en Suiza y Daniel A. A. Buck (Waterbury Watch Company) en Estados Unidos.

En la colección conté con dos piezas representativas de ambos hitos:

.

.

Con el último apartado no quiero aburrir. Intentaré ser breve, claro y conciso. 

El movimiento de este reloj:

Se halla incluido entre dos láminas de metal paralelas, denominadas platinas, mantenidas a la distancia conveniente por cuatro pilares cilíndricos:

.

Detalle del sistema cubo-caracol, provisto de una cadena:

.

El muelle real, de acero y con forma de espiral enrollada:

Es la fuente de energía, la acumula al dar cuerda al reloj con la llave.

Está incluido en el interior del cubo:

Sobre la cara externa del cubo se enrolla una diminuta cadena (tipo bicicleta) unida al caracol:

.

El caracol es un tronco de pirámide estriada a espiral:

.

El sistema de recogida de cuerda:

Sin cuerda la rueda caracol está vacía:

Al dar cuerda la cadena pasa del cubo a la rueda de caracol (se enrolla desde abajo hacia arriba):

El muelle real se tensiona y lucha por volver a su forma original. Finalmente (pero muy lentamente) recuperará toda la cadena y, es entonces cuando se para el reloj.

.

El escape se encarga de controlar y regular el efecto de la cuerda del reloj (acompasa la frecuencia en la marcha).

Los relojes catalinos… tienen un escape de rueda catalina:

El escape desemboca en el volante, la última pieza del reloj que recibe el impulso de la cuerda:

El volante es un oscilador mecánico, funciona de manera análoga al péndulo en un reloj de péndulo. Es el órgano regulador de la marcha.

.

Reloj del proletario de Georges-Frédéric Roskopf. ROSKOPF PATENT: el origen (1867-1873)

.

Incluyo en el blog una nueva clasificación temática: Relojes de bolsillo. Son ecos de mi anterior afición, no lo puedo evitar.

.

.

Esta entrada va dedicada a la memoria del que fue mi mentor para enfocar el coleccionismo desde el conocimiento. El arquitecto y profesor Jaime Salcedo Salcedo:

“De los dos Patent 1a. que tengo, uno no funciona y el otro tampoco. Sueño con el W. Rosskopf Chemin de fer, 1905 o 1907, y con los proletarios primeros, los del cubrerrochete burdo como una L improvisada. Espero que me alcance la vida para oír en mi mesita de noche el tic-tac característico del escape de clavijas”.

.

.

Tuve la dicha de poder alcanzar, a un precio asequible para mí, la pieza que más podía anhelar y menos esperaba conseguir:

image

El agregar a la colección un “Reloj del proletario” de Georges-Frédéric Roskopf… se hizo realidad.

Su patente francesa, de 1868:

Detalle:

Montre du prolétaire. Reloj del proletario. Proletarian watch.

.

.

Los obreros tenían que presentarse a tiempo en el trabajo. Si llegaban tarde, aunque fuese por unos minutos, la hora de inicio no se pagaba.

image

Un hombre absorbido por la idea filantrópica de dar a las clases trabajadoras un reloj de precisión correcta, bien construido y robusto, anticipándose en ello muchos años a la industria estadounidense.

★ 1866-67. Georges-Frédéric Roskopf (1813-1889), relojero alemán establecido en La Chaux-de-Fonds (Suiza), inventa el reloj del proletario y le da su apellido.
★ 1867. Lo presenta en la Exposición Universal de París. Causó sensación.
★ 1868. Registra la marca de fábrica ROSKOPF PATENT.

Con la sencillez técnica de su diseño, el reloj fiable llegará a ser accesible a millones de personas en todo el mundo, en una dimensión comparable a lo hecho por Ford con los automóviles.

image

image

El “reloj del proletario”, ideado por G.-F. Roskopf, era cuatro veces más barato que los de la competencia, sin rasgos excepcionales y de simplicidad extrema (consta de 57 partes constituyentes).

¿Cuál es su importancia y que huella dejó en la historia de la relojería?

  • Fue el inicio del reloj preciso para el pueblo llano.
  • Con la facilidad de construcción de su diseño revolucionará el desarrollo industrial de la relojería suiza.

.

.

image

Se estiman entre 60.000 y 70.000 las unidades fabricadas por G.-F. Roskopf (1867-1873). Ante su escasez hoy en día y la demanda de los mismos… no son baratos. Los que quedan se encuentran ya en manos de coleccionistas:

IMG_20170607_162555

Y en exposiciones permanentes de museos:

British Museum (Reino Unido), Musée du Temps (Francia), Deutsches Uhrenmuseum (Alemania), National Watch & Clock Museum (Estados Unidos), Musée d’art et d’histoire (Suiza) o Musée international de l’horlogerie (Suiza).

IMG_20170607_192750

IMG_20170607_192811

.

★ 1868, mayo:

Ha dicho La Correspondencia que el Sr. Roskopf, fabricante de relojes en Suiza, construye relojes de obreros, sólidos y de marcha regular a 15 y 20 francos.
La noticia es cierta, y si me ocupo de ella no es para rectificarla, ni siquiera para afirmar que aún cuando no sea obrero el que los compre, estos relojes suelen andar tan bien como si el comprador lo fuera.

.

★ 1868, diciembre:

El RELOJ DEL PUEBLO, ROSKOPF PATENT.
Giras la corona y mantiene el tiempo perfecto. Sólo 12 dólares.

.

.

Un reloj que tiene un contexto histórico, social, político y cultural que trasciende su función como máquina de medir el tiempo.

Exposición Universal de París de 1867:

image

La invención llamó la atención por el generoso motivo que había empujado a G. F. Roskopf (proporcionar la hora exacta a la clase obrera) y sorprendió el ingenio empleado para reducir los costos sin bajar la calidad: extraordinaria simplicidad pero serios principios en la base de su construcción.

Fue recompensado con una medalla de bronce:

.

Comité des arts mécaniques de París el 24/1/1868:

“Cómo proporcionar al obrero un reloj a bajo precio que le permitiese llegar al taller a la hora. Tal era el problema. Fue resuelto por un fabricante de relojería, el señor Roskopf, de La Chaux-de-Fonds, cantón de Neuchâtel en Suiza, que ha tenido un éxito completo desde el punto de vista de la calidad y el precio. Señores, el Comité, apreciando el servicio así prestado a las clases trabajadoras, tiene el honor de proponer que se den las gracias al señor Roskopf por su reloj del pobre”.

Reseñable (además de la denominación “reloj del pobre“) que la mayor repercusión de acercar este reloj al pueblo sea… “que le permitiese llegar al taller a la hora”.

El reloj ha pasado a ser el medio por el cual obtener la regularización y ordenación de la vida necesaria para un sistema industrial y el tiempo una mercancia que puede ser medida y comprada. El tiempo (el trabajo de los obreros) es dinero.

.

.

La firma de Jules Huguenin-Wuillemin en Le Locle (Suiza), que con regularidad envió “el reloj del proletario” a su rama en Nueva York, registró una patente de invención conjunta con Roskopf en los Estados Unidos:

image

La patente para 15 años nº 75463 del 10/03/1868, dió al reloj su designación de ROSKOPF PATENT, (patent = patente, en inglés):

image

La marca de fábrica: dos círculos concéntricos entre los cuales aparece, en la parte superior, el nombre de ROSKOPF, precedido y seguido por una pequeña estrella; en el centro, una estrella más grande, lobulada y de 5 puntas con un agujero en el medio. Principalmente, la palabra Roskopf fue seguida por la palabra PATENT.

.

La patente francesa nº 80611 del 25/03/1868, también para 15 años:

image

La marca de fábrica ROSKOPF BREVETÉ S.G.D.G., empleada por muy poco tiempo:

image 

image

BREVETÉ = patente, en francés.

S.G.D.G. (sans garantie du gouvernement) =  sin garantía del gobierno, en francés. Sistema de patentes vigente en Francia hasta 1868.

.

La primera patente de Roskopf, del 3/08/1867, la obtuvo en Bélgica bajo el número 21988:

.

Al no adoptar Suiza hasta 1888 el sistema de patentes, esto originó que en este país todo el que quiso pudo fabricar relojes “tipo Roskopf”. Sólo se protegía hasta ese año la parte de la propiedad industrial correspondiente a la marca de fábrica.

Los “tipo Roskopf” darán trabajo a miles de personas, generando riqueza para cientos de fábricas en Suiza.

.

G. F. Roskopf registró su marca de fábrica ROSKOPF PATENT el 10 de agosto de 1868.

Por contrato, del 15 de diciembre de 1873, la cedió a dos talleres con sede en La Chaux-de-Fonds (Suiza): Wille Frères (hermanos Charles y Eugène Wille) y Charles-Léon Schmid, pasando sólo ellos a representar al verdadero reloj ROSKOPF.

★ 1874. Wille Frères y Charles-Léon Schmid suceden a G.-F. Roskopf.
★ 1878. En la Exposición Universal de París exhiben el Roskopf Patent perfeccionado (fin del reloj del proletario original). Logran un éxito legítimo.

.

Con el diseño inventado por G. F. Roskopf el reloj fiable ahora por fin se hará accesible a las clases populares con un mínimo de poder adquisitivo, un reloj muy preciso al alcance de todos los bolsillos:

Los dos talleres crecen considerablemente durante la década de 1880 y, en 1891 construyen dos fábricas, la Wille y la Schmid.

Este despliegue de la capacidad de producción dio lugar a la reducción de los costos y a que las ventas se disparasen en los mercados internacionales.

La fábrica Wille, utilizada hasta principios del siglo XX:

image

Fábrica Schmid, la producción del reloj Roskopf Patent al final se concentrará sólo aquí:

image

En 1894 se creó el Comptoir general Wille, Schmid & Cie con el fin de asegurar la venta de los relojes de ambas sociedades:

image

Entre 1874 y 1947 se estima la producción de relojes Roskopf Patent en cincuenta millones.

.

.

“Roskopf” devino en una designación genérica para un tipo de reloj, se volvió de dominio público.

image

Véritables Montres Roskopf (Los verdaderos relojes Roskopf):

Pero sólo los legítimos llevan alguna de las siguientes marcas de fábrica:

image

Marca de fábrica: letra, palabra, signo, dibujo estampado o inscrito en un producto para distinguirlo de otro similar de un competidor. Las marcas de fábrica son protegidas legalmente.

Hermanos Wille y Viuda de Schmid ofrecen 1,000 Fr. de recompensa después del juicio, a las personas que faciliten información confiable y precisa sobre los falsificadores de su marca de fábrica.

.

.

.

El reloj del proletario tipo 2 de mi colección:

Reloj lepine (el colgante a las XII y carece de tapa anterior).

image

Georges-Frédéric Roskopf actuaba personalmente como coordinador en la producción y agente comercial una vez montados y afinados todos los componentes necesarios (de su diseño propio) del reloj del proletario, que le proporcionaban varios proveedores auxiliares.

En Suiza se empleaba el sistema de établissage: fabricación dispersa de las diferentes partes de un reloj. Se vendían a los talleres principales, que ensamblan las piezas y comercializan el producto terminado.

image

Agujas de latón dorado, para evitar su oxidación.

Sobria esfera de esmalte blanco sobre cobre convexo, únicamente indica la hora (numeración romana en esmalte negro) y los minutos (de 15 en 15) en perímetro externo.

image

El colgante característico caliciforme (en forma de cáliz) con corona y anilla de suspensión redonda.

image

Cuerda manual girando la corona, (funciona en una sola dirección).

image

Dimensiones: diámetro de la caja 53.7 mm y grosor 21.4 mm.

image

El bisel (parte superior de la caja, en forma de aro, donde va incrustado el cristal) con bisagra y pestaña para facilitar su apertura:

image

Se debe abrir ya que al carecer de mecanismo de puesta en hora hay que impulsar la aguja minutera directamente con el dedo, robusta pero de apariencia elegante gracias al equilibrio proporcionado por su “cola”:

image

Caja del reloj (bisel, carrura y tapa posterior) sin ningún tipo de ornamentación y de alpaca, una aleación de cobre, níquel y zinc resistente a la corrosión con la que se obtiene una bella apariencia plateada.

Tapa posterior sin bisagra, al desprenderla da acceso directo al movimiento (conjunto de los órganos principales que componen el reloj).

Se une mediante presión a la carrura (parte central de la caja que soporta todo el reloj, donde va fijado el movimiento).

.

En el exterior de la tapa la marca de fábrica ROSKOPF PATENT, presenta el desgaste habitual por uso:

image

En su interior la marca de fábrica del proveedor cajista CH (Constant Hamel):

Imagen 004

Que sustituyó al cajista original de las primeras unidades, Marc-Louis Bovy:

image

Descubrí, investigando un poco, que “CH” dentro de un óvalo es en realidad una marca de fábrica registrada. Albin Schaeder, en su libro “The Proletarian Watch”, afirmó erróneamente que era la abreviatura de Suiza (Confederación Helvética).

Así lo indica con un tipo 1:

Hace lo mismo con un tipo 2:

.

Un calibre “3/4 platina” es una maquina de reloj con un puente ocupando aproximadamente los tres cuartos de la superficie de la platina, recubriendo gran parte del conjunto de piezas móviles que componen el mecanismo.

En el reloj del proletario TIPO 1 (1867-1868), el puente 3/4 platina tiene el corte recto tapando parte del volante:

En el reloj del proletario TIPO 2 (1868-1873), el puente ya permite ver el volante entero:

Las unidades del proletario tipo 2 fabricadas por Wille Frères y Charles-Léon Schmid (los sucesores de G. F. Roskopf), entre 1874-1877, llevan la marca de fábrica ROSKOPF PATENT estampada en el puente:

.

.

image

El diseño ideado por G. F. Roskopf:

image

image

image

Caibre 3/4 platina.

Diámetro del calibre: 48 mm.

G. F. Roskopf demostró que se podían hacer excelentes relojes con sólo 8 rubíes.

Detalle del rudimentario y característico puente del barrilete o cubo en forma de L:

image

Escape (mecanismo que permite acompasar la frecuencia en la marcha del reloj) de áncora de clavijas.

Este escape ya fue concebido en 1798. Se trata de una versión barata del escape de paletas, sustituye las paletas de rubíes por clavijas de acero templado.

image

La innovación cuya aplicación resultó clave para el éxito del reloj fue la plataforma independiente para el conjunto del escape (rueda de escape, áncora y el volante con su espiral), que además era intercambiable.

image

El escape se convierte en un componente que se puede fabricar y ajustar de forma separada al resto del tren de ruedas, lo cual simplifica y abarata su colocación.

image

Espiral plano y volante monometálico de latón.

De acero el áncora y la rueda de escape.

image

IMG_20170606_154255

image

Áncora de clavijas: en los brazos del áncora incorpora unas clavijas perpendiculares a su plano (sobresalen hacia arriba), sobre las que actúa la rueda de escape.

image

.

.

No está de más mostrar el otro diseño ideado por Georges-Frédéric Roskopf en 1870, el reloj del proletario TIPO 3, que ya disponía de pulsador lateral para la puesta en hora:

image

image

También continuó siendo fabricado por Wille Frères y Charles-Léon Schmid a partir de 1874 hasta 1877, pero con la marca de fábrica ROSKOPF PATENT en el puente:

.

TIPOS 1, 2 y 3:

.

.

El reloj lo compré el 1 de enero de 2014:

16 de enero de 2020:

6 años y 15 días lo tuve. Marchó a los Países Bajos.

.

Este año pasaron por mis manos otros dos proletarios tipo 2. Comprados para especular:

1:

Partió a Italia.

.

2:

Este se fue a Alemania.

A resaltar. El propio Georges-Frédéric Roskopf estampó su firma ROSKOPF:

Véase la fotografía que tomé de una página del libro The Proletarian Watch por Albin Schaeder (2007):

  • “The Proletarian Watch” signed “Roskopf”

Signed by Georges-Frédéric Roskopf.

Roskopf carried out the final adjustment himself and set cases to a limited extent but it became too much work with so many watches to produce, so it was done by M. Chatelain, Damprichard (Cutmore, page 20).

  • “El reloj del proletario” firmado “Roskopf”

Firmado por Georges-Frédéric Roskopf.

Roskopf realiza el ajuste final de los movimientos él mismo y los fija en las cajas, hasta que se convirtió en demasiado trabajo con tantos relojes a producir, por lo que, en adelante, lo hará M. Chatelain de Damprichard (Cutmore, página 20).

El libro también lo vendí (Bélgica):

Anteriormente (2018) ya obtuve beneficios con un ejemplar del catálogo La drôle de montre de Monsieur Roskopf (2013). En subasta alcanzó los 79 € + 8 € de envío (España):

Si alguien está interesado en comprar nuevo La drôle de montre de Monsieur Roskopf lo tiene disponible en la página web de la propia editorial (Editions Alphil) por 27 € (gastos de envio incluidos):

 

También tuve éxito con las camisetas:

.

.

.

.

Encontré este reloj a la venta:

¿Un diseño de G. F. Roskopf previo a su “reloj del proletario”?. ¿Un prototipo con escape de cilindro?.

.

En la página 14 del libro The Proletarian Watch, Albin Schaeder muestra ese mismo reloj e indica como probable autor a Georges-Frédéric Roskopf:

Anonymous manufacturer. (Roskopf?)

.

.

Tanto el sistema de dar cuerda, como el colgante en forma de cáliz empleados por Roskopf… tengan claro que fueron de uso común en relojería:

Detalle:

.

Comparativa con el reloj del proletario:

.

El primer sistema de dar cuerda por la corona con éxito comercial:

Detalle:

La patente de Thomas Perst, para el “maestro relojero” inglés John Roger Arnold, es ya del año 1820.

.

Anuncio del año 1923. Resulta llamativo que todavía tuviesen mercado relojes con escape de cilindro y cuerda/puesta en hora por llave:

Detalle del Beaucourt:

Japy Frères hicieron durante décadas este primario movimiento.

Retrocediendo en el tiempo, véase con otra marca de fábrica (registrada por Japy Frères en 1887):

E incluso lo encontraremos, finalmente, sin marca de fábrica (1850-1860):

.

Pero se dieron variantes, que contemplaban el dar cuerda por la corona.

.

Muestro algunas de las variantes con sistema de dar cuerda por la corona, que son producto de la lógica evolución (por el transcurso del tiempo) del calibre Beaucourt:

1.

2.

.

3.

.

4. Otra anterior:

.

5. La última, ligeramente distinta:

Reloj carente de todo sistema de puesta en hora (se debe impulsar la aguja minutera con el dedo). Fue creado para competir con el proletario de Roskopf, en la cuota de mercado de los relojes baratos y populares.

.

¿El reloj mostrado al principio se trata de un Roskopf?. Que cada uno saque sus propias conclusiones. Véase otra vez:

Yo lo tengo claro.

.

Por cierto… ese reloj finalmente se vendió, alguien pagó 400 euros. Espero que no lo hiciese pensando que adquiría un prototipo de Georges-Frédéric Roskopf:

.

Uno de los participantes del grupo de WhatsApp que creé sobre relojes Roskopf, resulta que en alguna ocasión había mantenido contacto por correo electrónico con Paul Van Rompay, la eminencia en los Roskopf.

Aún compartiendo dicho participante la opinión de que el reloj en cuestión bien podría ser una respuesta comercial de los Japy (o de alguno de sus muchos clientes) al éxito creciente de Georges-Frédéric Roskopf… se ofreció a trasladarle la cuestión a Rompay:

¿Es un reloj de Roskopf anterior a su reloj del proletario o un Japy Frères?.

.

La respuesta de Paul Van Rompay (traducida del inglés), no dejó lugar a duda:

“La cuestión de los precursores proletarios es interesante. Creo que es un buen tema para su grupo de discusión.

Aunque el diseño del reloj del proletario de Georges-Frédéric Roskopf era nuevo e incluso revolucionario, por supuesto no surgió de la nada.

Pero este reloj no es un precursor o prototipo del reloj del proletario. Es una versión realizada por Japy Frères”.

.

.

.

El que fue mi proletario tipo 2 y el reloj en cuestión:

.

.

Encontré esto a la venta. Obvié la tosca descripción realizada por el vendedor, pues creí saber exactamente de qué pieza se trataba en realidad:

Pero tras su adquisición me surgieron dudas.

¿Otro diseño de Georges-Frédéric Roskopf previo a su “reloj del proletario”?. ¿Otro prototipo con escape de cilindro?.

.

Dispone de mecanismo de puesta en hora (se ejecuta empleando una llave). Aun así, al igual que en el reloj del proletario, es posible impulsar la aguja minutera directamente con el dedo:

Al abrir la tapa posterior (con bisagra) se accede directamente al movimiento.

Carece de una tapa guardapolvo con bocallave.

Escape de cilindro.

Detalle de la rueda central y el eje encuadrado que permite la puesta en hora:

El proletario se caracteriza por no tener rueda central, ni mecanismo de puesta en hora y emplear el escape de áncora de clavijas.

.

.

Eugene Buffat, en su libro Historique et technique de la montre Roskopf (publicado en 1914):

“Roskopf adoptó inicialmente el escape de cilindro para su reloj del proletario. Sólo unos pocos serían fabricados provistos con dicho escape, para abandonarlo al poco por el de áncora de clavijas” .

.

Véase la primera patente de Roskopf, del año 1867:

El escape va sobre una plataforma independiente del resto del mecanismo:

A la izquierda, detalle de la plataforma con un escape de cilindro. A la derecha, con el escape de áncora de clavijas:

Detalle del mecanismo completo, con el escape de cilindro:

.

.

El catálogo de la exposición La drôle de montre de Monsieur Roskopf, celebrada en el Museo Internacional de Relojería, de La Chaux de Fonds (Suiza):

En la página 20 aparece el típico proletario tipo 1 (escape de áncora de clavijas) y un prototipo del proletario con escape de cilindro:

image

Detalle del prototipo:

El cartel de la exposición:

Los dos prototipos que se expusieron:

Tienen unas credenciales cojonudas, están avalados por el Museo de Arte e Historia de Ginebra como prototipos realizados por G. F. Roskopf de su reloj del proletario (número de inventario H 2011-0132).

Mi reloj:

.

Al igual que en la primera adivinanza, realizo la comparativa de su sistema de dar cuerda…

con el del proletario de Georges-Frédéric Roskopf:

Véase también con el reloj de la primera adivinanza, que resultó ser una versión posterior del proletario realizada por Japy Frères:

.

.

Ante la existencia de otro supuesto prototipo y, al igual que hice con éste…

Volví a buscar entre todos los calibres Japy Frères, por si pudiera haber alguno similar. El resultado, una vez más, resultó inquietante:

1.

2.

3.

Véase también un “prototipo” como el mío, pero sin el colgante caliciforme:

Mi “prototipo”:

Otro:

Otro más que encontré, parece que no fueron pocos los fabricados:

.

Con el reloj fake anterior (1) mencioné que se preguntó por correo electrónico a Paul Van Rompay y fue muy claro y conciso en su respuesta. Pero también se le interrogaba por mi “prototipo” (adjuntándole fotografías) y de este no dijo absolutamente nada, no se pronunció sobre su autoría.

Se le reiteró nuevamente por correo electrónico la consulta sobre el reloj que aquí abordo. Se obtuvo la callada por respuesta.

Esto da mucho que pensar, máxime teniendo en cuenta que Paul Van Rompay fue uno de los autores del catálogo La drôle de montre de Monsieur Roskopf y, por lo tanto, conoce sobradamente la existencia del “prototipo”.

.

¿Es el mío un reloj realizado por Georges-Frédéric Roskopf y predecesor de su proletario?.

Ante las serías dudas que me genera la autoría del reloj ya no lo disfrutaba. Decidí darle salida poniéndolo a la venta:

Mi descripción:

A las pocas horas de publicar el anuncio recibí una oferta y la cosa quedó así:

Comprador alemán.

.

.

.

DEMOCRATIC STEMWINDER:

Encontré este reloj a la venta:

Innegable su similitud estética con el reloj del proletario de Georges-Frédéric Roskopf. Escape de áncora de clavijas, pero tiene rueda central y mecanismo de puesta en hora:

.

Anteriormente ya sabía de su existencia, de hecho, guardaba fotografías de otros dos, aunque lo desconocía todo sobre ellos.

Retomé mi interés y me propuse dilucidar su autoría.

.

★ Sujeto nº 1.

.

★  Sujetonº 2:

.

Cubrerrochete con escote en los tres ejemplares ya vistos:

.

Marca de fábrica:

La marca de fábrica Democratic Stem Winder (hacer accesible a un gran número de personas el reloj de cuerda por la corona, en lugar de con una llave), estaría muy acorde con el espíritu que motivó a G.-F. Roskopf en su invención del reloj del proletario.

La cuerda por la corona había quedado libre de patente en 1867.

.

La patente en Estados Unidos, para15 años, nº 75463 de G.-F. Roskopf, del 10/03/1868:

Protegía expresamente la plataforma independiente e intercambiable para el conjunto del escape.

En el Democratic Stem Winder se cuidaron muy mucho de emplearla:

Véase en el reloj del proletario:

.

.

Desde el comienzo, el mercado estadounidense (junto al belga y francés) fue de gran interés para G.-F. Roskopf. El tener cuerda por la corona se reseñó allí siempre en la publicidad del proletario:

Which winds at the stem,.

.

pendant winding

.

Winds at the stem,

.

supplied with the Exchangeable Escapement and Stem Winding apparatus, doing away with the annoyance arising from the loss of Watch keys.

suministrado con la intercambiable plataforma del escape y mecanismo de cuerda por la corona, eliminando las molestias derivadas de la pérdida de las llaves del reloj. 

.

Este último anuncio arrojó luz sobre el asunto, fue clave. Lo descubrí en la publicación The Indianapolis News, fechado el 27 de marzo de 1877:

Una advertencia.
Tenga cuidado con las falsificaciones del Roskopf stem winder watch. Este reloj tiene pocos iguales y ninguno se destaca.

.

.

Después de una ardua labor de investigación, me aventuro a decir que pudiera ser un falso de época estadounidense.

¿Tiene cabida en una colección de relojes Roskopf?
Mi respuesta es sí, un rotundo sí, pero yo no los colecciono.

.

MI RELOJ DE CARLINGA DE LA GRAN GUERRA. 1ª Parte.

.

Nuevamente me tomo la licencia de publicar en el blog una entrada sobre un reloj. Las dos anteriores:

MI RELOJ. 1ª Parte.
MI RELOJ. 2ª Parte.

.

.

Cartel de reclutamiento británico de 1915:

image

.

Muchos de los relojes suministrados como parte del equipamiento militar, durante la Gran Guerra (1914-1918), fueron radioluminiscentes.

image

image

En 1898 Pierre y Marie Curie descubrirán el radio. Será la solución para poder leer la hora en la oscuridad.

En la publicación La Fédération Horlogère Suisse, el primer anuncio que aparece de un reloj radioluminiscente es de 1909, pertenece a Lipmann Frères de Besançon (Francia):

image

1910:

image

7/12/1910. Ernest Lipmann presenta en los Estados Unidos la solicitud de patente “Luminous dial”, le fue concedida el 20/02/1912:

image

image

Al contrario que ya estaba aconteciendo en Europa, especialmente en Suiza, la pintura radioluminiscente estaba teniendo aún poco uso en los EE.UU., pese a que su invención (no la patentó) corresponde a William J Hammer (en 1902 marchó de París con unas muestras de sales de radio proporcionadas por Pierre y Marie Curie) y que George F. Kunz, un gemólogo de la prestigiosa joyería Tiffany & Company, viendo su enorme potencial en relojería ya solicitó el 23/12/1903 la patente “Device for effecting illumination”, que le fue otorgada el 13/08/1907:

image

image

Hasta 1914 no se fundará en los Estados Unidos la primera compañía en producir pinturas radioluminiscentes, la Radium Luminous Material Corporation de Newark (New Jersey). Su actividad creció enormemente cuando el país entró en la Gran Guerra (1917).

.

En relojería (no sólo militar) se empleó una materia luminosa formada de sulfuro de zinc excitado por radio.

El sulfuro de zinc es una sal cuya variedad verde amarilla es fosforescente y adquiere luminosidad permanente al ser golpeado por las partículas radiactivas del radio.

image

Se utilizó en forma de pasta recubriendo en las esferas las horas (cifras, rayas o puntos) y rellenando las aberturas de las agujas, fijándose con un barniz transparente.

image

Al aplicarla, los trabajadores sufrieron una total exposición con funestas consecuencias, máxime al tener que afinar el pincel con los labios por indicación laboral:

image

Aunque las esferas y agujas a día de hoy ya no despiden luz (el sulfuro de zinc se ha dañado por efecto de la radiación) el radio perdura con todo lo que conlleva.

Siendo para mí el coleccionismo una afición saludable, descarté todos los relojes radiactivos.

A la hora de representar el ámbito militar escogí uno marcado explícitamente como NON-LUMINOUS (no luminoso en inglés):

AN00789601_001_l-1-1-1~2~2

Evitando su versión radioluminiscente (LUMINOUS), que era legible en la oscuridad:

image

.

.

Un reloj de carlinga o cabina MARK V, instrumento exclusivo de piloto que formó parte de la dotación militar asignada a un aviador británico en la Gran Guerra:

image

Sus imperfecciones (raya en el cristal original, desportilladura en la esfera y saltos de la pintura blanca que recubría las agujas en su totalidad), todas ellas me hacen aún más creíble el uso de este “cockpit watch” en biplanos de combate, integrado en los paneles de control.

Sobrevivió durante la contienda bélica pese a las vibraciones del motor y las extremas temperaturas de las cabinas abiertas a la intemperie:

image

.

.

El reloj ya estuvo presente en el nacimiento de la aviación (1903 en EE.UU, hermanos Wright) y será un instrumento de navegación indispensable desde el comienzo de la aviación militar (Gran Guerra):

image

Los distintos ejércitos utilizaron los aviones primero en misiones de reconocimiento aéreo y una vez se les incorporó una ametralladora surgen las batallas de cazas en el cielo.

Otro cartel de 1915:

image

Muestra las siluetas de los dirigibles y aviones tanto británicos como alemanes, para ayudar a reconocerlos y actuar en consecuencia.

.

.

A muchos de los relojes de carlinga, con el tiempo, se les añadirá en el largo cuello con el que fueron expresamente dotados una anilla de suspensión:

image

Será puesta por el propio ejército británico a partir de 1930 (con la finalidad de reutilizarlos como relojes de bolsillo para sus soldados), o les fue añadida una vez dejaron de ser stock militar (legal o ilegalmente).

Pero con mi reloj no se dio ningún caso. Su largo cuello nunca ha sido perforado y conserva su esencia, ya que se fabricaron expresamente sin anilla con la finalidad de poder acoplarlos a un receptor especial:

image

image

El piloto introducía el reloj entre la almohadilla para amortiguar vibraciones y un soporte que debía respetar la especificación en cuanto a los requisitos militares:

image

image

image

Finalmente lo atornillaba al panel de instrumentos del avión:

image

Véase:

image

Detalle:

image

Más:

image

Detalle:

image

Fotografía tomada por los alemanes del panel de un avión británico estrellado:

image

El soporte está suelto de los dos tornillos del lado derecho y en su interior sólo conserva la almohadilla:

image

Deprisa y corriendo el aviador militar consiguió retirar el reloj antes de la captura del aparato, aún estando en este caso exento por caer en suelo enemigo. Si el piloto estrellaba el avión en territorio amigo y sobrevivía estaba obligado a recuperarlo o se le descontaría de la paga.

.

.

Los relojes de carlinga utilizados por la aviación militar británica durante la Gran Guerra fueron marcados en la esfera “MARK”, seguido de un número romano del 1 al 5. Fue la designación para las distintas variantes empleadas.

De todos los distintos calibres de reloj de bolsillo que fueron aceptados, el OCTAVA es el único omnipresente en todos los MARK:

Los relojes que portan dicho calibre, del MARK I al MARK IV, llevan los nombres completos de los siete proveedores contratados que los suministraron (pero no los fabricaban):

Los MARK I, de Elliott Brothers:

image

MARK II, de Thos. Armstrong & Brothers:

image

MARK III, otra vez de Elliott Brothers.

MARK IV. A, de S. Alexander & Son / Elliott Brothers / Moise Dreyfuss / Carley & Clemence Ltd / Georges Favre Jacot & Cie / Grimshaw, Baxter & JJ Elliott Ltd.:

image

image

image

image

image

.

Con los MARK V (su datación se estima circa 1916) el gobierno británico ordenó los relojes por primera vez directamente a los fabricantes suizos.

.

.

CONTINUARÁ…

.

MI RELOJ. 2ª Parte.

.

Recomiendo la lectura previa de…
MI RELOJ. 1ª Parte.

.

.

Las fábricas cumbre de la excelencia en relojería estadounidense, según los coleccionistas de ese país (por orden de creación):

Waltham 1852-1957.

Elgin 1864-1968.

Illinois 1869-1927 (comprada por Hamilton).

Hamilton 1892-1970.

.


Desde sus orígenes, Hamilton, se ganó una reputación de calidad. Rápidamente ostentará el título de “The Watch of Railroad Accuracy”, sus relojes de precisión ferroviaria son empleados por los jefes de estación, conductores de trenes, ingenieros, etc., para coordinar los tiempos con precisión y evitar colisiones.

Con su implementación estratégica de fabricar los relojes fáciles y baratos de reparar, resultaron atractivos tanto para los relojeros (venden o ejecutan su mantenimiento) como para en consumidor.

.

Hamilton fue proveedor de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos desde 1914 (el país no entraría en la Primera Guerra Mundial hasta 1917).

En los años 30 varias aerolíneas adoptaron sus relojes como oficiales: TWA, Eastern, United y Northwest.

Tenía diseñadores propios, ingenieros, físicos y especialistas en metales. Durante la Segunda Guerra Mundial incrementó su producción para satisfacer la demanda: fabricó una gran variedad de instrumentos de medida para apoyar el esfuerzo de la guerra de los EEUU y sus aliados.

De hecho, casi toda su producción en ese periodo se dedicó a proveer al ejército.

.

1943. Anuncios, en la revista “Life”, del Hamilton Master Navigation Watch:

image28

Detalle:

Hamilton makers of The Watch of Railroad Accuracy now making accurate war timepieces“.

Hamilton, el fabricante del reloj de precisión ferroviaria ahora está haciendo precisos relojes de guerra.

.

image27

Detalle:

“This watch is one of many high-precision instruments Hamilton is making for our armed forces. It is not available to civilians”.

Este reloj es uno de los muchos instrumentos de alta precisión que Hamilton está haciendo para nuestras fuerzas armadas. No está disponible para civiles.

.

La navegación (determinar la situación geográfica) en el desierto africano era igual de necesaria que en alta mar, debido a la falta de puntos de referencia y un terreno cambiante con cada tormenta de arena.

image29

.

.

La Segunda Guerra Mundial finalizó en 1945 y la población civil finalmente tendrá acceso al Hamilton Master Navigation Watch. Los que hoy podemos encontrar (de los fabricados durante la guerra), se podrían dividir en estos tres grupos:

  •  1.  VENDIDOS NUEVOS:

Hamilton destinó al ejército 96.082 unidades, pero fabricó 120.000.

Anuncio de 1949. Publicado en la revista “Flying”:

image8

Reloj Hamilton Master. Un número limitado está disponible nuevamente. Nuevo, con caja a prueba de choques: 65 dólares.


.

  •  2. EXCEDENTES MILITARES:

Una vez terminada la contienda, el gobierno de los Estados Unidos los subastó al público en general en lotes a granel. Nuevos (stock) o reacondicionados (de segunda mano, utilizados durante la guerra).

Anuncio de 1947. Publicado en la revista “Flying”:

Excedentes de guerra. Mientras duren.

image6

Detalle:

image7

El Hamilton Master Navigation Watch nuevo costaba 67 dólares, el Elgin Master Navigation Watch también nuevo se vendía por 49.50 dólares.

.

1948. “Popular Science”:

image9

Hamilton AAF (Army Air Force) Master Navigation Watch nuevo: 71.50 dólares.

.

1948. “Flying”:

Últimas ventas de equipos aeronáuticos excedentes de guerra.

Detalle:

Utilizado por la Army Air Force (AFF) y aerolíneas.

Nuevo se vendía por 67 dólares. Reacondicionado por 27.

Lo mismo en este anuncio también de 1948, revista “Aero Digest”:

image5

.

1950. Anuncio publicado en las revistas “Popular Science” y “Popular Mechanics”:

Relojes Navigators AN 5740 (uno de los códigos del gobierno para el diseño del Master Navigation Watch), fabricados para la Army Air Force por Hamilton. Nuevo: 39.95 dólares.

.

  •  3. CONVERSIONES DE ÉPOCA A CIVIL (nuevos o excedentes militares):

La esfera original:

La conversión a civil vendría siendo siempre con una configuración de 12 horas:

Se realizaron algunas ciertamente curiosas, aún manteniendo el segundero central se añadiría otro en un dial independiente inferior (a las 6).

Y otras, como la de mi reloj, carentes del segundero central:

Su esfera (de legibilidad excelente) se corresponde con la número 080 de las empleadas por Hamilton en sus series del calibre 992.

Véanse los números de las distintas esferas y su descripción:

La 080:

H.G.: estilo de la numeración: Heavy Gothic:

SS: círculo excéntrico del segundero a una altura inferior que el resto de la esfera (Single Sunk):

P= Porcelana-Esmalte (material de la esfera).

.

.

La Hamilton diseñó el calibre 4992B específicamente para el Master Navigation, tomando como base su calibre insignia, el grado ferrocarril 992B.

Las series 992 fueron el reloj de ferrocarril más popular jamás construido:

El calibre 992 estuvo en continua producción desde 1903 a 1931. 546.100 unidades.

El 992E (1931-1940), fue así denominado al aplicarle al 992 una espiral fabricada con la nueva aleación “Elinvar”. 63.900 unidades.

Finalmente la evolución terminará con el 992B (1940-1970). 685.300 unidades.

.

.

He mostrado mi reloj en dos foros. Recalqué que no lo considero una pieza de colección. Aunque si idóneo para ser usado en el día a día por la calidad y precisión de su calibre, además de contar con un pasado militar ciertamente evocador.

En un foro español de relojería… todo fueron alabanzas y enhorabuenas, pero el único interrogante que suscitó fue si se trataba de un “railroad” (si cumplió con los requisitos generales del momento para su servicio en el ferrocarril).

Luego tuve la osadía (ganas de incordiar) de enseñarlo en el foro de la estadounidense NAWCC (National Association of Watch & Clock Collectors), en su apartado “American Pocket Watches”.

Las conversiones de época realizadas a miles de Hamilton Master Navigation para uso civil, son sobradamente conocidas por sus participantes. La opinión (en inglés) sobre la de mi reloj fue casi unánime, dejo algunas de las perlas vertidas:

  • “Es una pena que estos relojes se convirtieran a 12Hr. y cuando se retira el puente del segundero central el reloj se arruina”.
  • “Para mí y para muchos otros coleccionistas, en este reloj sólo tienen valor los pocos componentes originales que conserva”.
  • “No estoy seguro que se supone representa un 4992B de dotación militar (adquirido por el Gobierno y entregado a un militar en servicio) con el segundero central abortado, un segundero añadido a las seis, una esfera de reloj de ferrocarril y una anilla de suspensión que tampoco le corresponde. Mi preferencia también es por los ejemplares conservados en su estado original”.
  • “Si uno desea un 12 horas de dotación militar, tiene los 992B también emitidos durante la Segunda Guerra Mundial”:

La anilla de suspensión original de los Master Navigation:

La de mi reloj:

No quise malmeter en el foro ni crear polémicas. Agradecí todos los comentarios y ahora expreso aquí mi opinión:

Si nuestra intención no es conservarlo como pieza de museo, sino disfrutarlo, ¿porqué reprobar esas alteraciones?.

Es envidiable la dedicación y esmero en ese país por conocer todo lo posible de sus relojes de bolsillo. Pero su purismo exacerbado y exceso de celo para con mi reloj, sólo puedo achacarlo a que los Estados Unidos sufren la carencia de un pasado que vaya más allá del siglo XVII.

  •  No se trata de un reloj antiguo (con más de un siglo de existencia) y se produjo en masa industrialmente. Producción total por años del 4992B: 1941 = 40.000 unidades, 1942 = 50.000, 1944 = 30.000, 1950 = 15.000 y 1970 = 10.000.
  • La Hamilton Watch Company proveyó 96.082 Master Navigation al Gobierno durante la Segunda Guerra Mundial (entre ellos el mío). A diario se encuentran a la venta en estado original, existe una gran oferta aunque nada acorde al precio.
  • Las conversiones a civil, como la de mi reloj, las realizaron ellos en su país (nada más acabar la contienda).
  • Antes de adquirir el reloj ya era conocedor de la existencia de los 992B militares con esfera de 12 horas, pero hacerme con uno me hubiese supuesto un desembolso importante. Siendo para usar, preferí una de las vilipendiadas (por ellos) conversiones de los Master Navigation, muchísimo más económicas (gracias) y que para mí, además, cuentan con una gran ventaja: su puesta en hora es por la corona, la de los 992B es mediante palanca lateral y ello obliga a tener que desenroscar el bisel cada vez.
  • La esfera que quería tuviese mi reloj, sí o sí, era la típica empleada de mediados de la década de los 30 hasta principios de la de los 50 en los relojes estadounidenses grado ferrocarril. Exactamente la que le pusieron al que ahora es mi 4992B, con su segundero a las 6. Alabo el gusto empleado en la conversión.

.

Antes resalté que la opinión sobre mi reloj fue “casi” unánime:

“Aunque entiendo la justificación para aquellos que sienten que el reloj está arruinado, yo también tengo un 4992B que fue convertido después de la guerra (esfera de 12 horas y se sustituyó la caja original), y como usted, es mi reloj de uso diario.

El único problema que tengo es que el segundero central blanco no contrasta bien con la esfera de color crema:

Para mí, estas conversiones no son indeseables. En realidad, representan una parte muy importante de la historia general del Hamilton 4992B. Si estas conversiones no hubieran ocurrido, estos relojes probablemente habrían sido desechados y ni siquiera existirían hoy”.

.

CONTINUARÁ…

.

MI RELOJ. 1ª Parte.

.

Los zapatos, la corbata y el reloj lo dicen casi todo de su propietario.

Permítanme disertar sobre un objeto que, aunque fabricado en 1942, no forma parte de la colección.

.

.

No poseo ningún reloj de pulsera. No soporto llevar nada en el pulso.

Los de bolsillo que conformaron mi anterior colección reunían grandes valores, pero automáticamente perdieron el de su funcionalidad fuera de casa, al no salir.

Cuando llevaba más de tres años adquiriendo conocimientos y coleccionándolos… hete aquí que tuve una “epifanía relojeril”.

Por primera vez me encontré mirando un reloj de bolsillo con ojos de usuario, aunque hoy, como instrumento que sirve para medir el tiempo, sea anacrónico.

Siendo coleccionista hubiese sido un total despropósito hacerme con él. Está a años luz de conservar su estado original.

Como usuario… fue la mejor elección posible, una inversión de 157,50 € puramente emocional que refleja los gustos y las inquietudes que desarrollé.

Para mí auna magistralmente los dos ámbitos que estimo con mayor poder evocador: en origen se trató de la versión militar del más famoso reloj de ferroviario (el Hamilton 992, un calibre mítico de calidad superior con el más alto grado y nivel disponible de la época, diseñado para su desempeño en los ferrocarriles).

Mi reloj, nada más ser retirado del servicio (contribuyó a ganar la Segunda Guerra Mundial) fue acondicionado para uso civil, pero se respetó el grabado que da fe de su vida anterior, las especificaciones requeridas por las Army Air Forces para la navegación aerea:

Sería ideal para llevar con frac o esmoquin, pero no tengo.

Lo porto en el bolsillo pequeño de los pantalones vaqueros (icono norteamericano). La finalidad de dicho bolsillo, que ha perdurado hasta nuestros días, era alojar el reloj y el mío además es estadounidense.

Por seguridad, va sujeto mediante una leontina a la trabilla del pantalón.

.


La historia de la relojería americana está relacionada íntimamente con las líneas ferroviarias.

Al carecer de una tradición artesanal de varios siglos, los primeros en desarrollar la industrialización de la relojería fueron los norteamericanos. Nada que ver con la paulatina progresión suiza.

En Estados Unidos (gracias a la experiencia adquirida en la fabricación de armas de fuego) aplican a mediados del siglo XIX la producción en masa con plena mecanización.

Se reunieron potentes empresarios que construyen enormes fábricas de relojes nunca vistas. La producción será gigantesca y, con el uso de piezas/componentes intercambiables, se lanzan grandes series de calidad a precios razonables.

1874. Se crea en Lancaster (Pennsylvania) la fábrica Adams & Perry Watch Manufacturing Company.

1892. Tras vicisitudes económicas, reorganizaciones, cambios de nombre y denominándose ya Keystone Standard Watch Company… entra en bancarrota y su activo es vendido en subasta pública a un grupo de inversionistas de Lancaster. También habían comprado la Aurora Watch Company, otra fábrica de relojes quebrada.

Keystone Standard Watch & Co. aportó  los talleres:

Aurora Watch Co. aportó la maquinaria, movida desde Aurora (Illinois) a Lancaster (Pennsylvania):

Se funda en 1892 la Hamilton Watch Company:

.

Hasta 1941 Estados Unidos no entró en la Segunda Guerra Mundial.

En la navegación aérea, un reloj de alta precisión era uno de los instrumentos indispensables para realizar cálculos y mediciones con las que situar la posición del aparato sobre el mapa.

Los tres tipos estándar de relojes, regulados como cronómetros de navegación, utilizados en los aviones de combate fueron:

  • De pulsera: dotados con segundero central, esfera y agujas luminosas:

  • El navigational stop watch:

  • Y el master navigation watch, utilizado como fuente maestra de información de la hora:

Uno de los relojes de bolsillo militares con mayor tecnología funcional. Una excelente máquina que cumplió los requisitos de precisión y fiabilidad exigidos por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial:

Segundero central y una esfera negra con formato 24 horas marcada G.C.T. (Greenwich Civil Time). Esa fue la configuración original en mi reloj.

.

Tal era la alta precisión del master navigation watch (diseñado para ser el reloj maestro de navegación en una aeronave, de la misma forma que un cronómetro de marina lo era en la navegación de a bordo), que se suministró allá donde fuese necesaria una medición fiable:

  • Fuerza Aérea: en cazas.

Y bombarderos:

  • Ejército de Tierra: artillería de costa.

Y tanques:

  • Marina: se utilizará como apoyo a los instrumentos de navegación.

Para poder determinar en cubierta la posición geográfica con el sextante…

el oficial no podía llevar consigo el cronómetro de marina…

ya que debía ser tratado con sumo cuidado…

lo haría con su master navigation watch, previa comprobación de su exactitud con el cronómetro de marina:

.

Debido a la importancia del master navigation watch, algunas unidades fueron acompañadas junto con una caja que lo protegía de los campos magnéticos y de las vibraciones, además de mantenerlo en posición horizontal para mayor exactitud (las ruedas únicamente soportarán fricción en un pivote, en vertical la fricción es en ambos extremos de los pivotes).

En la Marina se emplearon 7.726 cajas, todas de madera para evitar su corrosión:

Las cajas de dotación para la Fuerza Aérea y el Ejército de Tierra (vehículos blindados), fueron de metal:

.

El master navigation watch no era un modelo de reloj específico. Durante la contienda bélica se emplearon cuatro calibres del más alto grado de distintos fabricantes, los adaptaron y diseñaron para satisfacer las necesidades concretas del ejército (cumplir sus especificaciones).

Al utilizar como base calibres ya existentes y tener que dotarlos de un segundero central, tuvieron que recurrir a los segundos indirectos:

La rueda del cañón de los segundos no forma parte del tren de ruedas principal, es añadida “exteriormente”, además de un puente sobrepuesto mínimo, todo ello aumenta el grosor del calibre y requiere un diseño ejecutado con gran maestría para poder conseguir una marcha fluida, regular y precisa de la aguja de los segundos.

Los 4 calibres y detalle de sus segundos indirectos:

  • Longines-Wittnauer Watch Co. Inc.:

Fue el único con dos puentes sobrepuestos:

  • Waltham, 5.000 unidades:

  • Elgin, 20.800 unidades:

  • La Hamilton Watch Company modificó su calibre insignia (el grado ferrocarril 992), fue la fábrica que obtuvo más contratos militares, proveyó 96.082:

La eliminación del mecanismo del segundero central en mi reloj dejó visible el cañón (un cilindro hueco):

El otro extremo:

El sustituir la esfera por una de 12 horas supuso revertir otra modificación del calibre base: con la de 24 horas la aguja para indicar las horas se mueve a la mitad del ritmo de un reloj normal. La rueda de los minutos y la rueda de las horas se cambiaron.

.

VÉASE…
MI RELOJ. 2ª Parte.

.