COLECCIONAR

.

Coleccionar, para mí, es disfrutar llenando los ratos libres, un remedio contra las vicisitudes y las prisas de la vida moderna.

Forjar la colección con un criterio que la personalize y la haga interesante es un viaje de exploración personal, un ejercicio que me supone buscar conocimiento (me educo a mí mismo) para poder introducir nuevos elementos, sabiendo lo que compro y desarrollando un gusto propio (realizar una selección con autodeterminación y autonomía), sin salirme de unos límites económicos previamente establecidos (meta realista apta a mi bolsillo).

Es un proceso razonado pero también afectivo, enfocado con sentido de preservación, restauración, historia y enriquecimiento cultural tanto personal como para otros.

.

No recomiendo coleccionar.

Todo coleccionista fabrica discursos para legitimar/justificar su praxis de acumulación exacerbada del objeto fetiche.

Cualquier objeto puede despertar el mal del coleccionismo con alguna de sus pulsiones: avaricia, obcecación, mezquindades inconfesables, codicias sin freno, excentricidades inverosímiles o engaños vergonzantes.

¿Por qué coleccionas? Hacerte con objetos que no son necesarios es un impulso irracional que consume demasiado tiempo, energía y dinero.

Siempre habrá una pieza que te falte, otra que complemente o una más que remueva la obsesión.

No te centrarás en la alegría de lo que tienes, sino en la ansiedad de lo que te falta.

Tu coleccionismo no tendrá fin si nunca tienes todo lo que quieres.

Si ya es tarde, un consejo… elige una temática, no sirve coleccionar todo, no logras profundizar en nada.

.

AUTOENTREVISTA

.

Estimo pueda ser útil realizar una entrevista unipersonal, una indagación con detalle para conocer el relato de la colección.

.

.

¿DRINFEAL?

Me procuré un seudónimo.

.

¿Qué te impulsó a coleccionar medallas conmemorativas? ¿Por qué con un horizonte acotado en el periodo espacio-temporal del siglo XX alemán, concretamente de 1914 a 1945?

  • Cuentan con gran carga histórica y alto interés cultural. Expresan una realidad colectiva, un testimonio lejano que alcanzó cotas altas de popularidad y difusión. No encontré mejor forma para adentrarme en un conocimiento más profundo de ese convulso periodo de la historia de Europa y cultivarlo, ya que la medalla conmemoró o glorificó a las personas notables, registró todo suceso extraordinario e hizo propaganda política.
  • La prolífica producción medallística de Karl Goetz es coincidente en el tiempo. Su excepcional obra tiende puentes emocionales entre el arte, el pensamiento y el individuo, propiciando el debate político y social en torno a los eventos que acontecían a Alemania.

.

¿La iniciativa de crear un blog?

La necesidad de divulgar de un modo ameno y didáctico este arte, acuñado o fundido, que hoy se relega a las vitrinas de los museos.

Coleccionar también es la responsabilidad de estudiar, investigar, contextualizar, catalogar, crecer en conocimiento, visión y sensibilidad para reconstruir el mensaje contenido y las inquietudes plasmadas en cada pieza (un desafío a la erudición), haciendo que emerja el significado de su simbología.

Al ser el mío un campo insuficientemente explorado incluso fantaseé con llegar a tener repercusión dentro de una comunidad con el mismo interés. Resultó ser inexistente en español.

.

¿La búsqueda más curiosa con la que han accedido al blog?

.

¿No hay coleccionistas en nuestro idioma que compartan misma temática en medallas?

Lo mas aproximado… cuando un coleccionista de militaria me hizo saber que adquirió esta medalla:

“Siempre me llamó la atención, creía que era un fake más, pero cuando ví en tu blog lo documentada que estaba me lancé”.

No he sido capaz de encontrar otro vestigio. Temo estar aislado.

.

¿Globalización en esta afición?

Expongo un ejemplo, clarificador de la situación del mercado:

20 de enero de 2019. Casa de subastas alemana Leipziger Münzhandlung und Auktion Heidrun Höhn, lote 1713:

Pujo hasta 70 €, con la comisión del 23% me supondría un desembolso de 86 €. La estimación del precio más alto por un ejemplar perfecto de esa medalla, en el catálogo Zetzmann, es de 85 €.

Finalmente se adjudicó en 75 € (92 € con comisión). Superó mi puja un miembro de la Berufsverband des deutschen Münzenfachhandels (Asociación profesional del comerciante de monedas alemán).

El 17 de marzo de 2019 vende la medalla en eBay (previamente encapsulada), la divisa que especificó para la subasta fue el Dólar:

Comprador estadounidense ¡cómo no!, le paga 235 $, unos 210 € al cambio.

Decir que el tercer país del que más visitas recibe el blog es Estados Unidos.

.

¿Existen catálogos?

Gran Guerra básicamente (con motivo del Centenario aumentaron), alguno de Hitler y también de Goetz:

  • Europas Verderben 1914 1918: Deutsche und österreichische Medaillen auf den Ersten Weltkrieg por Dietrich Otto Albert Klose.

  • Deutsche Silbermedaillen des I. Weltkriegs auf die militärischen Handlungen und denkwürdigen Ereignisse von 1914-1919 por Georg Zetzmann.
  • Medailleure in Deutschland während des Ersten weltkrieges por Bernhard Weisser.
  • Der Große Krieg im Kleinformat: Graphik- und Medaillenkunst zum Ersten Weltkrieg por Bernd Ernsting.
  • Mayer & Wilhelm: Band 4. Weltkrieg Taler und Medaillen 1914-1918 por Bernd Kaiser.
  • The Dance of Death: Medallic Art of the First World War por Mark Jones.
  • The commemorative medal in the service of Germany por George Francis Hill.
  • Medallic Portraits of Adolf Hitler por R. W. Colbert y William D. Hyder.

  • Illustrated Catalogue of Hitler Head Medals por James G. Fitch.
  • The Medals of Karl Goetz y Goetz II: A Supplement to The Medals of Karl Goetz, ambos por Gunter Kienast.

.

¿Los artistas más demandados por la repercusión de su trabajo?

Karl Goetz, Ludwig Gies, Walther Eberbach y Franz Beyer.

.

¿Un libro compendio de la medallística?

El arte de la medalla por Mark Jones.

En lo tocante a mi interés personal en esta área, resaltar el capítulo XVI: El expresionismo alemán (págs.219-230).

.

¿Qué particularidades tiene coleccionar medallas con respecto a coleccionar monedas?

La medalla es un vehículo de arte, a menudo se confunde con un objeto que no lo es: la moneda, cuya materialidad prima sobre la iconografía. Son disciplinas próximas en formato, pero la finalidad es completamente diferente.

La medalla no está sujeta a normas monetarias, carece del aspecto
fiduciario de elemento de intercambio. Surge y se desarrolla en el Renacimiento europeo gracias al interés existente por la antigüedad grecorromana, nace como forma de obtener un soporte artístico puro, duradero, reducido y que pudiera ser reproducido con facilidad.

Salvador Valdes Morande:
“En los museos hay valiosas colecciones numismáticas, en especialidades como monedas, medallas, condecoraciones y fichas.
Trataremos sólo las medallas, especialidad, a nuestro juicio, superior en belleza, en variedad y en arte intrínseco a las restantes”.

.

¿El tamaño importa?

La medalla se acaricia y contempla. Su comprensión exige manipulación, obliga a una lectura lineal de anverso a reverso.

La percepción de la medalla viene limitada por la distancia de nuestro brazo. Dicho aspecto determina su dimensión apropiada.

Se sostiene y se gira con las manos. Este factor justifica el tamaño.

Comencé en módulos “contenidos” de 34-40 mm. Después de hacerme con un ejemplar de 69 mm estimo que la medalla con mayúsculas es mayúscula.

.

¿En qué año te inicias en este hobby?

2017.

.

¿Sabrías decir cuántas medallas tienes aproximadamente?

39.

.

¿Haces adiciones a la colección de otros artículos?

Siempre bajo un denominador común que dé sentido a la misma y ayude a comprender el contexto histórico: condecoraciones, insignias, fichas y billetes.

Con las monedas no hay manera, no logro encontrarles cabida como complemento.

.

Revisionismo histórico, negacionismo… ¿vértigo al asomarte al Tercer Reich?

Con la debida formación intelectual previa pronto deviene el “hastío de esvástica”.

.

¿Qué hecho histórico te hubiese gustado vivir?

Cualquiera que no fuese aflictivo o sangriento.

.

¿Algo más que quieras añadir?

Me sentiré honrado de ayudar a resolver cualquier duda que puedan tener los lectores del blog. Muchas gracias.

¿Hay alguien más que coleccione medallas conmemorativas alemanas 1914-1945?

.

.

AVISO PARA NAVEGANTES

.

1. La Medallística es una ciencia auxiliar de la historia y así enfoco la colección, elaborando filosofía del conocimiento histórico: una crítica de los relatos sin estereotipos ni prejuicios (no juzgo de acuerdo a un criterio políticamente correcto), pero desde una profunda comprensión y respeto por la historia tal como sucedió.

Tras el horror nazi, la historia alemana fue sometida a un drástico proceso de revisión. Según la historiografía dominante, las causas de la tragedia recaerían en la propia Alemania, en su militarismo y en sus ambiciones expansionistas, en su marcado autoritarismo, nacionalismo, la falta de consolidación democrática y el antisemitismo.

Pero esos atributos no fueron exclusivos de la historia alemana que va de Bismarck a Hitler, sino comunes a otras importantes naciones europeas.

¿Pueden imputarse los horrores del nazismo a una “predisposición” alemana o cabría más bien entenderlos como el resultado de una trágica y perversa concatenación de acontecimientos?

.

2. La curiosidad morbosa no debe motivar asomarse aquí a las medallas abiertamente propagandísticas de la sociedad nacionalsocialista. La única razón no será más inquietante que un interés genuino en la historia.

.

3. Admito malas críticas (si son constructivas) y las buenas también, véase…

La recensión que escribió Adolfo en su Blog Numismático, de un libro sobre medallas de proclamación españolas, generó un debate en el que participé.

La temática de mi colección despertó el interés del propio investigador numismático autor del libro. Jaume tuvo a bien dedicarme las siguientes líneas:

“La verdad es que encuentro muy interesante tu web sobre medallas conmemorativas alemanas y, aunque sencilla, muy gráfica y comprensible. Me ha gustado leer episodios que no conocía, como la invasión del Ruhr por Francia el 1923, durante la cual las tropas francesas acostumbraban a humillar a los alemanes de forma sistemática. Esa humillación, junto con la que implicaba las condiciones draconianas del Tratado de Versalles, sentaron las bases para el ascenso del nazismo al poder.

He reflexionado sobre lo que dijiste de que te fías más de lo que dice una medalla que de lo que cuenta un historiador. Yo no estoy de acuerdo porque hay que tener presente en todo momento que la medalla es un medio de propaganda fabricado por el poder vigente en un cierto momento. Por tanto, la información que la medalla proporciona debe ser valorada en su justa medida y colocada en su lugar preciso, sin perder de vista su intencionalidad, que siempre existe. Me refiero, claro, a las que impulsa el poder; cosa diferente son las conmemorativas sin más, aunque hay que analizar siempre su contenido.

Las medallas de proclamación no eran más que eso: un medio para que el pueblo llano conociera el aspecto, siempre idealizado, del nuevo rey y de prestarle lealtad mediante las leyendas que contenía. Algunos ejemplares de esas medallas, además, llegaban a manos del mismo monarca, normalmente en oro, para que pudiera satisfacerse al comprobar la cantidad de lealtades que había reunido.

En cualquier caso, enhorabuena por tu página y te animo a seguir publicando información en ella. Quizá deberías dar la opción de crear una lista de correo para cuando publiques novedades”.

.

4. El coleccionismo como puente para ampliar los conocimientos y enriquecer nuestro mundo intelectual y cultural.

Interpretar, pretender o insinuar ver en este blog un ensalzamiento de la ideología nazi es una necedad. La colección no está asociada a inclinaciones políticas, acá no hay discursos de odio ni incitación a la violencia.

Preservar la historia a costa de ser malinterpretado:

Desafortunadamente, no hay manera de abordar la posesión de material relacionado con el nacionalsocialismo sin ofender potencialmente a algunas sensibilidades. La excusa de la historia tangible (realismo táctil que un libro nunca puede aportar) les parece inaceptable.

Una persona aficionada a la historia colecciona con fines históricos, pero incluso dentro de las comunidades con ese mismo interés se sospecha pueda haber un motivo siniestro detrás de ciertos objetos: la postura ideológica del propietario.

Al compartir mis medallas en el foro numismático de David (historiador), me preguntó públicamente: ¿Has tenido problemas de algún tipo por la temática que abordas?. Ante mi inquisición por privado, me aclaró que su intención fue cerciorarse de que yo no hacía apología del nazismo.

La indiferencia hacia un régimen genocida es mala. La aprobación activa es, por supuesto, peor.

El Tercer Reich fue responsable de la masacre de serbios, polacos, judíos, rusos, gitanos, alemanes con discapacidades, homosexuales…

Tratemos aquí un periodo histórico serio sin crear polémica, en un plano de ponderación y equilibrio. Existe la opción de poder dejar comentarios en todos los artículos publicados. Gracias.

Un saludo,
DRINFEAL.

.

1. PREÁMBULO A LA COLECCIÓN DE MEDALLAS CONMEMORATIVAS

.

La obra de arte como objeto estético y como objeto histórico.

.

El porqué de las medallas conmemorativas: la humanidad gustaba de honrar con una versión de arte a los personajes y eventos notables (hechos históricos, manifestaciones políticas, actos heroicos, etc), particularmente los que cambiaron el curso de su existencia.

.

Los gobernantes mueren y los imperios caen, pero la medalla perdura.

.

.

La Historia humana es la historia de sus guerras.

IMG_20190514_151047

.

.

El pasado no puede resultarnos nunca ajeno.

Si ignoramos ciertos períodos, comenzamos a olvidar la historia. No debemos rechazar ningún área de estudio debido a reacciones emocionales negativas.

No colecciono por el objeto en sí, sino por lo que éste puede aportarme de información con la que poder interpretar una realidad. La medalla no es el objetivo, sólo es el instrumento que aumenta la capacidad comprensiva y apreciativa.

La versión oficial de los vencedores en las dos Guerras Mundiales (relato simplista), es sobradamente conocida al estar sometidos a una sobreexplotación cultural (un alud sin fin de novelas o películas), que acalla muchos de los blancos y grises que se produjeron.

Las dos guerras más devastadoras de la historia están generalmente representadas en la memoria colectiva por la potencia bélica del ejército alemán.

El querer hacer un ejercicio de historia comparada, matizando sin imposiciones (un ensayo sin estereotipar separando en bandos de buenos y malos), me conlleva conformar una colección de documentos que, por la temática a tratar, distarán de ser políticamente correctos:

Medallas conmemorativas de los hechos históricos y políticos acaecidos en el periodo 1914-1945 (de una guerra a otra), realizadas por artistas que vivían y trabajaban en Alemania (perspectiva alemana).

¿Nos hemos preguntado alguna vez cuál fue el imaginario colectivo?. ¿Cómo vieron, vivieron, padecieron y relataron los acontecimientos?.

Patriotismo, triunfo, indignación, horror, pérdida, nostalgia y derrota.

.

Cuando no existían aún formas fáciles y duraderas de comunicación masiva… estaban las medallas.

img_20171206_134241

Advierto que no pocas resultarán desafiantes y provocativas por haber sido empleadas como instrumentos ideológicos ante la enormidad de ambas guerras, sus causas y consecuencias.

Su facilidad de difusión (la población alemana las llevaba en el bolsillo para mostrárselas entre sí) las hacía idóneas para desempeñar una función de propaganda, basada en la capacidad y fuerza de su discurso gráfico.

.

Se aportó por fin algo nuevo dentro de la medallística.

Los críticos con las obras de unos artistas con cuya actitud intelectual y moral no simpatizan las difunden tachándolas de sátira cáustica, realismo brutal (odio desnudo/gusto espantoso) y de manipular emociones.

La temática de las medallas alemanas, durante la Gran Guerra, atacará a los Aliados con un estilo contundente y expresivo (furor belicista), en contraposición al vocabulario refinado aliado, con su exagerado romanticismo y simbolismo alegórico (neutralidad emocional). Vamos… ¿quién puede creerse que una guerra es bella?.

.

Expresión de disgusto.
La historia metálica de la República de Weimar es el crudo reflejo del sentimiento de humillación, en una coyuntura socioeconómica lamentable.

.

Los artistas que no se alinaron con el nuevo poder, durante el Tercer Reich,  de permanecer en Alemania lo harán bajo la mirada abiertamente vigilante del régimen.

Las creaciones de este periodo, al gusto artístico “oficial” (neoclasicismo y exaltación de las características nacionales), serán más por imperativo que por inspiración.

.

.

Un numismático promedio habla sobre monedas, un pequeño numismático habla sobre fichas, un gran numismático habla sobre medallas.

Richard Wayne Johnson.

.

Bien podemos sostener que el coleccionar medallas es propio de espíritus nobles y refinados, que realizamos obra cultural al difundir este arte.

Salvador Valdes Morande.

.

La medallística no es, como la escultura y la pintura, un arte universal. Al contrario, pertenece a una civilización en particular, la que se desarrolló en Europa a partir del Renacimiento.

La medalla implicó la creencia en el valor fundamental del individuo (lo ensalza mediante el retrato), además de opulencia (sociedades ricas y florecientes), buen gusto y civilización.

Mark Jones.

.

.

Sammlung von Gedenkmedaillen.

Collection of commemorative medals.