1916. EN TIEMPO DE HIERRO

.

.

Al igual que en las guerras de independencia los patriotas prusianos daban sus joyas, así en la Gran Guerra se daba oro por hierro.

.

.

La deuda pública aumentó rápidamente en el Reich alemán durante la Primera Guerra Mundial.

Campaña voluntaria (pero un deber patriótico con una considerable presión social) en apoyo al esfuerzo de guerra:

En 1916 el Reichsbank alemán entregaba “la medalla oficial de donación de oro” como muestra de agradecimiento a cualquier persona que diese joyas u oro para poder obtener divisas con las que financiar la guerra.

En agosto de 1916 no menos de 150.000 de estas medallas de hierro ya habían sido emitidas. Ante la cantidad existente, hoy son muy baratas.

Un documento histórico del espíritu de su tiempo: continuar la sangrienta guerra con el objetivo de la grandeza nacional de Alemania.

Anverso:

Figura femenina que personifica a una mujer sirviendo a su patria. Debajo del brazo derecho sostiene un joyero y, respetuosamente, entrega con la mano izquierda una cadena de oro con colgante.

Leyenda: IN EISERNER ZEIT/1916. En tiempo de hierro/1916.

.

Reverso:

Leyenda: GOLD GAB ICH ZUR WEHR EISEN NAHM ICH ZUR EHR. Oro entregué para la defensa, hierro recibí como honor.

Dos ramas de roble.

Firma: HOSAEUS.

.

Adquirida en:

Metal: Hierro. Fundición Gladenbeck (Berlín).

Módulo: 39.97 mm.

Peso: 18 g.

Diseñador de la medalla: Kurt Hermann Hosaeus (1875-1958):

Durante el nacionalsocialismo fue miembro del partido nazi.

.

Anuncios

1936. MEDALLA DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE BERLÍN

.

.

Los Juegos Olímpicos de Berlín (del 1 al 16 de agosto de 1936) suponían el regreso de Alemania a la comunidad internacional tras su derrota en la Primera Guerra Mundial. Le fueron adjudicados en 1931, en tiempos de la República de Weimar.

.

Adolf Hitler inaugura los Juegos en una Alemania ahora nazi:

Aprovechó este evento deportivo de cooperación internacional transformándolo, mediante una gigantesca maquinaría propagandística, en un instrumento de lucha ideológica. No reparó en gastos.

Fue el escenario perfecto que impresionó y engañó a todo el mundo: un país tolerante y de paz.

Hitler durante la ceremonia de apertura, acompañado por Rudolf Hess, Joseph Goebbels y Hermann Göring. La mujer de la cámara a la derecha es Leni Riefenstahl:

.

Las Olimpiadas devolvieron a Alemania su “humanidad”. El régimen nacionalsocialista era cosmopolita.

Dama estadounidense rompiendo el cordón de seguridad para intentar besar al dictador:

La prueba de salto de longitud quedó grabada en la historia. Jesse Owens y Lutz Long emocionaron al público con su deportividad:

.

Aclaración:

Lutz Long.

No se tomaron represalias contra él por desafiar al régimen al confraternizar abiertamente con Owens, un rival extranjero y de raza negra. Continuó saltando, quedó tercero en el Campeonato Europeo de atletismo de París 1938 y poco después se retiró para ejercer la abogacía.

Al estallar en 1939 la Segunda Guerra Mundial los deportistas de élite quedaron exentos de la obligación de defender a Alemania con las armas.

En 1943, ante las sucesivas derrotas del ejército del Reich, finalmente fue considerado apto para combatir y se le destinó al frente de Sicilia donde murió.

Jesse Owens.

Hitler no rehusó felicitarle ya que, tras mostrarse muy efusivo en la primera jornada con los deportistas alemanes, obedeció una de las sugerencias del Comité Olímpico Internacional en materia de protocolo y optó por no estrechar la mano a ningún atleta a partir de entonces. Sí recibió una felicitación oficial por escrito del gobierno alemán, encabezándola el propio Adolf Hitler.

Owens se convirtió en una celebridad durante aquellos días en Alemania e incluso participó poco después en una exhibición atlética en Colonia.

Tras volver con cuatro medallas a los Estados Unidos sufrió la discriminación habitual y Franklin Roosevelt, que estaba inmerso en plenas elecciones, no invitó a las celebraciones en la Casa Blanca a su mejor atleta por ser negro (pensó que le restaría votos en los estados del sur). Pasaron casi cuatro décadas hasta que obtuvo el reconocimiento oficial del gobierno de su país.

.

Hitler quedó satisfecho:

La hospitalidad y capacidad organizativa alemanas sorprendieron al mundo gratamente.

Alemania venció en el cómputo general con 89 medallas, muy por encima de las 56 de los Estados Unidos y las 22 de Italia:

Casi 4.000 atletas de 49 naciones. Ninguno se atrevió a protestar contra el engaño racial y la persecución de personas: oponentes políticos al régimen, homosexuales, gitanos, judíos…

A escasos 30 kilómetros de Berlín seguía construyéndose, con prisioneros de los campos de Emsland, el campo de concentración Sachsenhausen.

Se logró ocultar al mundo el incipiente horror del nacionalsocialismo.

.

.

La campana que marcaba las horas en el recinto olímpico:

Anverso:

Leyenda: OLYMPISCHE SPIELE BERLIN MCMXXXVI. Juegos Olímpicos Berlín 1936.

 

El Reichsadler sirvió de inspiración para el logotipo oficial de los Juegos, se estilizó al águila imperial y se sustituyó la guirnalda que contiene la esvástica por los anillos olímpicos:

Ese diseño se incorporó, junto con el texto Ich rufe die jugend der welt! (¡Llamo a la juventud del mundo!), sobre la campana olímpica:

Se convirtió en el símbolo de los Juegos y del “imperio restablecido”. Acabó quebrada y rota, como las vidas de los jóvenes a los que enseñaba el camino:

Y debajo del badajo…

El otro símbolo omnipresente que no podía faltar:

Para que una medalla fuese aprobada por el Partido Nazi, posibilitando su acuñación y distribución en toda Alemania, debía mostrar una esvástica.

La campana fue desenterrada en 1956:

.

Reverso:

Leyenda: ZUR EHRE DES VATERLANDES/ZUM RUHME DES SPORTS. En honor a la patria/para la gloria del deporte.

 

Una sociedad como la alemana de la República de Weimar sumida en la derrota, el desempleo y en una crisis sin precedentes fue el marco idóneo para recibir el nuevo imaginario de elevación nacional: el presunto origen grecorromano de los antepasados arios de los alemanes.

El régimen nazi fabuló reescribiendo e instrumentalizando el pasado para embellecer el mito de la gran Germania. Se apropió de la Antigüedad Clásica a través de la educación, la propaganda, los deportes y las artes.

Este ilusorio discurso de exaltar la raza aria queda patente en las construcciones realizadas con motivo de las Olimpiadas o con el relevo de la antorcha olímpica, que inicia su recorrido en Olimpia, Grecia (se introdujo por primera vez en Berlín 1936 dando inicio a un nuevo ritual olímpico). El mensaje era claro, las glorias del mundo grecorromano renacían en la nueva Alemania nacionalsocialista y eran su patrimonio.

Diosa griega Nike, su equivalente en la mitología romana fue Victoria:

Encarna la victoria dentro de una competencia pacífica.

La hoja de palma:

Es uno de los principales atributos de Nike, la lleva como premio para los vencedores.

La guirnalda de ramas de olivo:

Se otorgaba a los vencedores en los Juegos Olímpicos realizados por los antiguos griegos en la ciudad de Olimpia.

Firma:

K. ROTH

.

Canto:

Acuñada en Casa de Moneda: Ceca Estatal de Baviera (BAYER.HAUPTMUNZAMT), Múnich, Alemania.

.

Adquirida en:

Metal: bronce.

Módulo: 37 mm.

Peso: 21.10 g.

Catalogación: Eberhardt página 183.

La obra de referencia viene siendo Olympiamünzen und Medaillen, por Josef Eberhardt:

Diseñador de la medalla: Karl Roth (1900-1967).

.

Documento de la época relacionado con la medalla:

Medalla oficial conmemorativa de los Juegos Olímpicos de 1936 (diseñada por el escultor Karl Roth, Munich).

En plata: 6 Reichsmark (fue la moneda oficial en Alemania desde 1924 hasta 1948). Bronce: 3 RM.

Disponible en todos los bancos, cajas de ahorros, cooperativas de crédito y similares, así como en los puntos de venta oficiales.

.

1933. MEDALLA DEL NOMBRAMIENTO DE HITLER COMO CANCILLER

.

En mi otro blog muestro dos relojes que fueron empleados por militares de distintos ejércitos Aliados, uno lo fue durante la Primera Guerra Mundial OCTAVA (reloj de dotación militar) y el otro en la Segunda Guerra Mundial ENCONTRÉ EL ÚNICO RELOJ DE BOLSILLO QUE SÍ QUIERO USAR.

A continuación presento la primera pieza fruto de mi incursión en una nueva afición. Aunque previamente, al ser muy consciente que en este caso sí puedo herir sensibilidades aún no siendo un objeto de guerra, me veo en la tesitura de tener que justificar con circunspección su posesión:

Considero las medallas conmemorativas de hechos históricos y políticos como valiosos documentos, un recurso de aprendizaje que aúna Patrimonio Histórico y Artístico como expresión de la sociedad.

No ensalzo el nacionalsocialismo, movimiento político y social del Tercer Reich alemán (1933-1945).

No comparto la ideología del Partido Nacional Socialista Obrero Alemán o Partido Nazi (NSDAP).

Para mí esta medalla, al gusto artístico “oficial”, únicamente da fe de un hecho nefasto por sus fatales consecuencias, tanto para Alemania como para el mundo:

Conmemora el acceso de Adolf Hitler Pölzl, el 30 de enero de 1933, al control legislativo. Aunque no será hasta el 23 de marzo de ese año, con la Ley de Plenos Poderes, que Hitler se otorgaría ya facultades dictatoriales.

Fue una medalla propagandística de la victoria del NSDAP (Nationalsozialistische Deutsche Arbeiter Partei) para perpetuar el culto a la persona que ahora encarnaba el poder.

.

A quien pudiera parecerle exagerado el modo de obrar a la hora de compartir aquí este objeto de mi nueva colección… sólo tiene que ver como se encontrará por internet, en no pocas ocasiones, ejemplares similares:

Esto es debido al artículo 130 del Código Penal alemán: Volksverhetzung.

.

.

Cualquier sociedad, por más avanzada que esté en los terrenos cultural, científico y tecnológico, puede volverse completamente criminal una vez pierde la capacidad de distinguir entre el bien y el mal. Es el peligro de idolatrar confiadamente el poder cuando este carece de toda restricción ética.

.

Hitler contaba con excepcionales dotes de orador y propagandista, sus apasionados discursos (a veces incendiarios) atraían a la principal fuente de ingresos del partido: afiliados.

1925, ensayando ante el espejo la presentación pública:

Detalle:

Retrato fidedigno con uniforme de la Sturm-Abteilung o SA (Sección de Asalto): fue la organización paramilitar del NSDAP, las camisas pardas. Jugó un papel importante al infundir terror con brutales actos vandálicos contra los adversarios políticos del partido, sindicatos y organizaciones juveniles liberales o comunistas.

Si el NSDAP crecía por momentos, su SA no era menos: en 1924 contaba ya con 30.000 miembros, en 1933… 400.000. Inicialmente se adhirieron, para manifertar su disgusto por la situación apremiante que padecían, personas desempleadas o de la clase obrera. 

Como nota curiosa decir que la cara de Hitler estuvo por todas partes (también en los sellos), pero no hay ninguna moneda emitida por el Tercer Reich donde se le represente.

Su retrato no fue nunca acuñado oficialmente en moneda.

.

Anverso:

Leyenda: Unser die Zukunft/Adolf Hitler. Nuestro futuro/Adolf Hitler.

Separada por hojas de roble/bellotas. Símbolo político de fuerza, constancia, lealtad y captación para la lengua alemana (sentimiento de unidad nacional).

El ascenso de Hitler al poder y el Reich nazi no habrían sido posible sin…

  • La carnicería de la Primera Guerra Mundial.
  • El impacto traumático de la derrota inesperada del Imperio.
  • El hundimiento del orden monárquico (abdicación del emperador).
  • La humillación del Tratado de Versalles.
  • La perspectiva del pago de exorbitantes reparaciones de guerra a los aliados occidentales.
  • La disgregación de casi 67.000 kilómetros cuadrados del territorio nacional.
  • La supresión total del imperio colonial.
  • Las humillantes cláusulas militares.
  • Las crisis económicas y políticas de la República de Weimar.
  • La amenaza de la revolución comunista. Cuanto más evidente era el desmoronamiento de la carcomida República, tanto más clara era la alternativa: Alemania soviética o tercer Reich.

La propaganda nazi se adaptó al objetivo supremo de alcanzar el poder por “medios legales”:

  • Subrayó el firme rechazo de una democracia parlamentaria que había fracasado de un modo palpable.
  • Reconoció la urgente necesidad de regenerar la vida económica para hacer frente al desempleo masivo y adaptó su mensaje al anhelo de estabilidad, ley y orden que experimentaban tantos alemanes corrientes.
  • Tocó con extraordinaria habilidad la fibra sensible del orgullo alemán herido y la humillación nacional que se remontaba a 1918.
  • Ofrecía la promesa de un despertar redentor que sacaría a los alemanes de las profundidades de la desesperación.
  • El antisemitismo constituía un complemento crucial, pero no un elemento decisivo ni el más efectivo para captar votos. No era la cuestión principal que preocupaba al electorado alemán.

.

.

Reverso:

Leyenda: Im Jahre deutscher Schicksalswende/1933. En el año de cambio del destino alemán/1933.

Las dos inscripciones separadas por rosas. Símbolo de poderio, resurrección y regeneración.

.

Águila prusiana 1918-1933:

Águila prusiana con una sonnenrad colgando del cuello:

Con su poderoso vuelo liberándose de las cadenas representa la elevación nacional y la unificación del pueblo alemán.

Águila prusiana 1933-1935:

Con el nacionalsocialismo Prusia pierde su autonomía como Estado Federal del Imperio. A partir del 1 de noviembre de 1935 el Reichsadler será el emblema nacional para todo el Tercer Reich y expresa la unidad Partido/Estado:

El Parteiadler era el símbolo del Partido Nazi. Un águila mirando sobre su hombro izquierdo con las alas extendidas y aferrando una guirnalda de hojas de roble que contiene la cruz esvástica:

.

La sonnenrad fue adoptada por el Partido al igual que la esvástica:

Símbolo que evoca al sol y su pureza.

La pureza racial, al llegar Hitler al poder, se convierte en la infame y sórdida ideología del Gobierno, inspirada en el racismo anglosajón.

El 14 de julio de 1933 la Alemania nazi promulgó la Ley para la prevención de descendencia con enfermedades hereditarias: todos aquellos que fueran considerados discapacitados por un tribunal de expertos serían esterilizados para evitar que la raza aria degenerara.

La primera legislación eugenésica de esterilización forzada y masiva según criterios médicos racistas se implementó por primera vez en los Estados Unidos, mucho antes del régimen nazi.

En 1939 se inició el “programa de eutanasia” que dependía directamente de Hitler y de la Cancillería del Führer, destinado a eliminar a 90.000 alemanes de pura cepa considerados “no aptos para vivir” por ser calificados física o mentalmente “anormales”.

Durante la primera mitad del siglo XX se llevaron a cabo legislaciones y programas de eugenesia y eutanasia también en Australia, Reino Unido, Noruega, Dinamarca, Escandinavia, Finlandia, Islandia, Estonia, Francia y Suiza.

.

Detalle de las cadenas rotas (toda una declaración de intenciones), simboliza la ruptura con el Tratado de Versalles:

Con la firma del Tratado de Versalles se aceptó la culpabilidad de guerra alemana, la importante pérdida de territorios, la vergüenza de un ejército cercenado y la dependencia de los préstamos extranjeros.

.

.

Canto:

Acuñada en Casa de Moneda: Ceca Estatal de Baviera (BAYER.HAUPTMÜNZAMT), Múnich, Alemania.

.

Adquirida en:

Metal: bronce.

Módulo: 36 mm.

Peso:  21.48 g.

Catalogación: Colbert/Hyder C-30.

La obra de referencia viene siendo Medallic Portraits of Adolf Hitler, por R.W. Colbert y William D. Hyder:

 

Diseñador de la medalla (la única acepción que recoge el Diccionario de la lengua española para la palabra medallista es ”Participante que consigue una medalla en una competición”:

Hermann Oskar Gloeckler (1893-1938).

1933, con el uniforme de la S.A.:

En 1922 se convirtió en uno de los primeros miembros del NSDAP.

En 1923 participó en el Putsch de Múnich, el fallido intento de Hitler de dar un golpe de Estado.

De acuerdo con su gusto en el diseño neoclásico, creó numerosas medallas conmemorativas para el régimen nazi.

.

Documentos de la época relacionados con la medalla:

Traducción resumida:

EL 30 de enero, el líder del movimiento alemán por la libertad, Adolf Hitler, asume el cargo de Canciller del Reich. Por otro lado, comienza una revolución mundial en nuestro país, recuperar la memoria de Alemania y su reconstrucción.

Este importante evento histórico se muestra en la medalla conmemorativa ”El cambio del destino alemán”.

Acuñada a partir del diseño del profesor Oskar Gloeckler en honor del canciller gobernante.

Gloeckler se autodenominó profesor durante muchos años sin autorización y, tras ser denunciado, se suicidó siendo jefe provincial de la Cámara de Bellas Artes del Reich y director de la Escuela Estatal de Wurttemberg de Artes y Oficios.

.

El gran momento de la unificación nacional también tiene su medalla:

.

Las casas estatales de moneda bávara y prusiana han dedicado una medalla especial conmemorativa en honor del nuevo canciller del Reich.

Con la aprobación del NSDAP tenemos para todo el Imperio su distribución:

.

.

1. PREÁMBULO A LA COLECCIÓN DE MEDALLAS CONMEMORATIVAS

.

El porqué de las medallas conmemorativas: la humanidad gusta de recordar a los personajes históricos y los eventos notables, particularmente los que cambiaron el curso de su existencia. 

.

.

El pasado no puede resultarnos nunca ajeno.

Si ignoramos ciertos períodos, comenzamos a olvidar la historia. No debemos rechazar ningún área de estudio debido a reacciones emocionales negativas.

No colecciono por el objeto en sí, sino por lo que éste puede aportarme de información con la que poder interpretar una realidad.

La versión oficial de los vencedores en las dos Guerras Mundiales (relato simplista), es sobradamente conocida al estar sometidos a una sobreexplotación cultural (un alud sin fin de novelas o películas), que acalla muchos de los blancos y grises que se produjeron.

El querer hacer un ejercicio de historia comparada, matizando sin imposiciones (un ensayo sin estereotipar separando en bandos de buenos y malos), me conlleva conformar una colección de documentos que, por la temática a tratar, distarán de ser políticamente correctos:

Medallas conmemorativas de los hechos históricos y políticos acaecidos en el periodo 1914-1945 (de una guerra a otra), realizadas por artistas que vivían y trabajaban en Alemania (perspectiva alemana).

¿Nos hemos preguntado alguna vez cuál fue el imaginario colectivo?. ¿Cómo vieron, vivieron, padecieron y relataron los acontecimientos?.

Patriotismo, triunfo, indignación, horror, pérdida, nostalgia y derrota.

.

Cuando no existían aún formas fáciles y duraderas de comunicación masiva… estaban las medallas.

img_20171206_134241

Advierto que no pocas resultarán desafiantes y provocativas por haber sido empleadas como instrumentos ideológicos ante la enormidad de ambas guerras, sus causas y consecuencias.

Su facilidad de difusión (la población alemana las llevaba en el bolsillo para mostrárselas entre sí) las hacía idóneas para desempeñar una función de propaganda, basada en la capacidad y fuerza del discurso gráfico acuñado.

Al no ser un medio oficial de pago, no están sujetas a las normas monetarias, por lo tanto, ofrecen mayor libertad creativa y variedad temática que las monedas.

.

Se aportó por fin algo nuevo dentro de la medallística.

Los críticos con las obras de unos artistas con cuya actitud intelectual y moral no simpatizan las difunden tachándolas de sátira cáustica, realismo brutal (odio desnudo/gusto espantoso) y de manipular emociones.

La temática de las medallas alemanas, durante la Gran Guerra, atacará a los Aliados con un estilo contundente y expresivo, en contraposición al vocabulario refinado aliado, con su exagerado romanticismo y simbolismo alegórico (neutralidad emocional). Vamos… ¿quién puede creerse que una guerra es bella?.

.

La historia metálica de la República de Weimar es el crudo reflejo de los sentimientos en una coyuntura socioeconómica lamentable.

.

Los artistas que no se alinaron con el nuevo poder, durante el Tercer Reich,  de permanecer en Alemania lo harán bajo la mirada abiertamente vigilante del régimen.

Las creaciones de este periodo, al gusto artístico “oficial” (neoclasicismo y arte nacional), serán más por imperativo que por inspiración.

.

.

An average numismatist talks about coins, a small numismatist talks about tokens, a great numismatist talks about medals.

Un numismático promedio habla sobre monedas, un pequeño numismático habla sobre fichas, un gran numismático habla sobre medallas.

Richard Wayne Johnson.

.

.

Sammlung von Gedenkmedaillen.

Collection of commemorative medals.