MI RELOJ DE CARLINGA DE LA GRAN GUERRA. 1ª Parte.

.

Lucio, te comenté que estoy terminando de vender mi anterior colección, relojes de bolsillo. Al decirme… Espero que te hayas dejado alguno de recuerdo”  me hiciste reflexionar (una vez más). Este se queda:

Nuevamente me tomo la licencia de publicar en el blog una entrada sobre un reloj. Las dos anteriores:

MI RELOJ. 1ª Parte.
MI RELOJ. 2ª Parte.

.

.

Cartel de reclutamiento británico de 1915:

image

.

Muchos de los relojes suministrados como parte del equipamiento militar, durante la Gran Guerra (1914-1918), fueron radioluminiscentes.

image

image

En 1898 Pierre y Marie Curie descubrirán el radio. Será la solución para poder leer la hora en la oscuridad.

En la publicación La Fédération Horlogère Suisse, el primer anuncio que aparece de un reloj radioluminiscente es de 1909, pertenece a Lipmann Frères de Besançon (Francia):

image

1910:

image

7/12/1910. Ernest Lipmann presenta en los Estados Unidos la solicitud de patente “Luminous dial”, le fue concedida el 20/02/1912:

image

image

Al contrario que ya estaba aconteciendo en Europa, especialmente en Suiza, la pintura radioluminiscente estaba teniendo aún poco uso en los EE.UU., pese a que su invención (no la patentó) corresponde a William J Hammer (en 1902 marchó de París con unas muestras de sales de radio proporcionadas por Pierre y Marie Curie) y que George F. Kunz, un gemólogo de la prestigiosa joyería Tiffany & Company, viendo su enorme potencial en relojería ya solicitó el 23/12/1903 la patente “Device for effecting illumination”, que le fue otorgada el 13/08/1907:

image

image

Hasta 1914 no se fundará en los Estados Unidos la primera compañía en producir pinturas radioluminiscentes, la Radium Luminous Material Corporation de Newark (New Jersey). Su actividad creció enormemente cuando el país entró en la Gran Guerra (1917).

.

En relojería (no sólo militar) se empleó una materia luminosa formada de sulfuro de zinc excitado por radio.

El sulfuro de zinc es una sal cuya variedad verde amarilla es fosforescente y adquiere luminosidad permanente al ser golpeado por las partículas radiactivas del radio.

image

Se utilizó en forma de pasta recubriendo en las esferas las horas (cifras, rayas o puntos) y rellenando las aberturas de las agujas, fijándose con un barniz transparente.

image

Al aplicarla, los trabajadores sufrieron una total exposición con funestas consecuencias, máxime al tener que afinar el pincel con los labios por indicación laboral:

image

Aunque las esferas y agujas a día de hoy ya no despiden luz (el sulfuro de zinc se ha dañado por efecto de la radiación) el radio perdura con todo lo que conlleva.

Siendo para mí el coleccionismo una afición saludable, descarté todos los relojes radiactivos.

A la hora de representar el ámbito militar escogí uno marcado explícitamente como NON-LUMINOUS (no luminoso en inglés):

AN00789601_001_l-1-1-1~2~2

Evitando su versión radioluminiscente (LUMINOUS), que era legible en la oscuridad:

image

.

.

Un reloj de carlinga o cabina MARK V, instrumento exclusivo de piloto que formó parte de la dotación militar asignada a un aviador británico en la Gran Guerra:

image

Sus imperfecciones (raya en el cristal original, desportilladura en la esfera y saltos de la pintura blanca que recubría las agujas en su totalidad), todas ellas me hacen aún más creíble el uso de este “cockpit watch” en biplanos de combate, integrado en los paneles de control.

Sobrevivió durante la contienda bélica pese a las vibraciones del motor y las extremas temperaturas de las cabinas abiertas a la intemperie:

image

.

.

El reloj ya estuvo presente en el nacimiento de la aviación (1903 en EE.UU, hermanos Wright) y será un instrumento de navegación indispensable desde el comienzo de la aviación militar (Gran Guerra):

image

Los distintos ejércitos utilizaron los aviones primero en misiones de reconocimiento aéreo y una vez se les incorporó una ametralladora surgen las batallas de cazas en el cielo.

Otro cartel de 1915:

image

Muestra las siluetas de los dirigibles y aviones tanto británicos como alemanes, para ayudar a reconocerlos y actuar en consecuencia.

.

.

A muchos de los relojes de carlinga, con el tiempo, se les añadirá en el largo cuello con el que fueron expresamente dotados una anilla de suspensión:

image

Será puesta por el propio ejército británico a partir de 1930 (con la finalidad de reutilizarlos como relojes de bolsillo para sus soldados), o les fue añadida una vez dejaron de ser stock militar (legal o ilegalmente).

Pero con mi reloj no se dio ningún caso. Su largo cuello nunca ha sido perforado y conserva su esencia, ya que se fabricaron expresamente sin anilla con la finalidad de poder acoplarlos a un receptor especial:

image

image

El piloto introducía el reloj entre la almohadilla para amortiguar vibraciones y un soporte que debía respetar la especificación en cuanto a los requisitos militares:

image

image

image

Finalmente lo atornillaba al panel de instrumentos del avión:

image

Véase:

image

Detalle:

image

Más:

image

Detalle:

image

Fotografía tomada por los alemanes del panel de un avión británico estrellado:

image

El soporte está suelto de los dos tornillos del lado derecho y en su interior sólo conserva la almohadilla:

image

Deprisa y corriendo el aviador militar consiguió retirar el reloj antes de la captura del aparato, aún estando en este caso exento por caer en suelo enemigo. Si el piloto estrellaba el avión en territorio amigo y sobrevivía estaba obligado a recuperarlo o se le descontaría de la paga.

.

.

Los relojes de carlinga utilizados por la aviación militar británica durante la Gran Guerra fueron marcados en la esfera “MARK”, seguido de un número romano del 1 al 5. Fue la designación para las distintas variantes empleadas.

De todos los distintos calibres de reloj de bolsillo que fueron aceptados, el OCTAVA es el único omnipresente en todos los MARK:

Los relojes que portan dicho calibre, del MARK I al MARK IV, llevan los nombres completos de los siete proveedores contratados que los suministraron (pero no los fabricaban):

Los MARK I, de Elliott Brothers:

image

MARK II, de Thos. Armstrong & Brothers:

image

MARK III, otra vez de Elliott Brothers.

MARK IV. A, de S. Alexander & Son / Elliott Brothers / Moise Dreyfuss / Carley & Clemence Ltd / Georges Favre Jacot & Cie / Grimshaw, Baxter & JJ Elliott Ltd.:

image

image

image

image

image

.

Con los MARK V (su datación se estima circa 1916) el gobierno británico ordenó los relojes por primera vez directamente a los fabricantes suizos.

.

.

CONTINUARÁ…

.

2 comentarios en “MI RELOJ DE CARLINGA DE LA GRAN GUERRA. 1ª Parte.”

  1. ¡Gracias! ¡Qué buen reloj elegiste! Tiene la perfecta combinación entre el estilo antiguo y el moderno.
    No sé cómo hacés para conseguir toda esa información y esas fotos… Felicitaciones!!!
    No sabía que los relojes luminosos eran tan antiguos. Me los hacía más de la década de 1960.

    Me gusta

  2. .
    Gracias, es el único reloj que con el tiempo pudiera haberme arrepentido de venderlo.
    .
    Conseguir información y fotos… Dedicando muchas horas en internet, traduciendo los comentarios en inglés dejados en foros por otros coleccionistas, buscando las patentes y consultando la publicación La Fédération Horlogère Suisse (1886-1945), escrita en francés.
    .

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s