1936. MEDALLA DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE BERLÍN

.

.

Los Juegos Olímpicos de Berlín (del 1 al 16 de agosto de 1936) suponían el regreso de Alemania a la comunidad internacional tras su derrota en la Primera Guerra Mundial. Le fueron adjudicados en 1931, en tiempos de la República de Weimar.

.

Adolf Hitler inaugura los Juegos en una Alemania ahora nazi:

Aprovechó este evento deportivo de cooperación internacional transformándolo, mediante una gigantesca maquinaría propagandística, en un instrumento de lucha ideológica. No reparó en gastos.

Fue el escenario perfecto que impresionó y engañó a todo el mundo: un país tolerante y de paz.

Hitler durante la ceremonia de apertura, acompañado por Rudolf Hess, Joseph Goebbels y Hermann Göring. La mujer de la cámara a la derecha es Leni Riefenstahl:

.

Las Olimpiadas devolvieron a Alemania su “humanidad”. El régimen nacionalsocialista era cosmopolita.

Dama estadounidense rompiendo el cordón de seguridad para intentar besar al dictador:

La prueba de salto de longitud quedó grabada en la historia. Jesse Owens y Lutz Long emocionaron al público con su deportividad:

.

Aclaración:

Lutz Long.

No se tomaron represalias contra él por desafiar al régimen al confraternizar abiertamente con Owens, un rival extranjero y de raza negra. Continuó saltando, quedó tercero en el Campeonato Europeo de atletismo de París 1938 y poco después se retiró para ejercer la abogacía.

Al estallar en 1939 la Segunda Guerra Mundial los deportistas de élite quedaron exentos de la obligación de defender a Alemania con las armas.

En 1943, ante las sucesivas derrotas del ejército del Reich, finalmente fue considerado apto para combatir y se le destinó al frente de Sicilia donde murió.

Jesse Owens.

Hitler no rehusó felicitarle ya que, tras mostrarse muy efusivo en la primera jornada con los deportistas alemanes, obedeció una de las sugerencias del Comité Olímpico Internacional en materia de protocolo y optó por no estrechar la mano a ningún atleta a partir de entonces. Sí recibió una felicitación oficial por escrito del gobierno alemán, encabezándola el propio Adolf Hitler.

Owens se convirtió en una celebridad durante aquellos días en Alemania e incluso participó poco después en una exhibición atlética en Colonia.

Tras volver con cuatro medallas a los Estados Unidos sufrió la discriminación habitual y Franklin Roosevelt, que estaba inmerso en plenas elecciones, no invitó a las celebraciones en la Casa Blanca a su mejor atleta por ser negro (pensó que le restaría votos en los estados del sur). Pasaron casi cuatro décadas hasta que obtuvo el reconocimiento oficial del gobierno de su país.

.

Hitler quedó satisfecho:

La hospitalidad y capacidad organizativa alemanas sorprendieron al mundo gratamente.

Alemania venció en el cómputo general con 89 medallas, muy por encima de las 56 de los Estados Unidos y las 22 de Italia:

Casi 4.000 atletas de 49 naciones. Ninguno se atrevió a protestar contra el engaño racial y la persecución de personas: oponentes políticos al régimen, homosexuales, gitanos, judíos…

A escasos 30 kilómetros de Berlín seguía construyéndose, con prisioneros de los campos de Emsland, el campo de concentración Sachsenhausen.

Se logró ocultar al mundo el incipiente horror del nacionalsocialismo.

.

.

La campana que marcaba las horas en el recinto olímpico:

Anverso:

Leyenda: OLYMPISCHE SPIELE BERLIN MCMXXXVI. Juegos Olímpicos Berlín 1936.

 

El Reichsadler sirvió de inspiración para el logotipo oficial de los Juegos, se estilizó al águila imperial y se sustituyó la guirnalda que contiene la esvástica por los anillos olímpicos:

Ese diseño se incorporó, junto con el texto Ich rufe die jugend der welt! (¡Llamo a la juventud del mundo!), sobre la campana olímpica:

Se convirtió en el símbolo de los Juegos y del “imperio restablecido”. Acabó quebrada y rota, como las vidas de los jóvenes a los que enseñaba el camino:

Y debajo del badajo…

El otro símbolo omnipresente que no podía faltar:

Para que una medalla fuese aprobada por el Partido Nazi, posibilitando su acuñación y distribución en toda Alemania, debía mostrar una esvástica.

La campana fue desenterrada en 1956:

.

Reverso:

Leyenda: ZUR EHRE DES VATERLANDES/ZUM RUHME DES SPORTS. En honor a la patria/para la gloria del deporte.

 

Una sociedad como la alemana de la República de Weimar sumida en la derrota, el desempleo y en una crisis sin precedentes fue el marco idóneo para recibir el nuevo imaginario de elevación nacional: el presunto origen grecorromano de los antepasados arios de los alemanes.

El régimen nazi fabuló reescribiendo e instrumentalizando el pasado para embellecer el mito de la gran Germania. Se apropió de la Antigüedad Clásica a través de la educación, la propaganda, los deportes y las artes.

Este ilusorio discurso de exaltar la raza aria queda patente en las construcciones realizadas con motivo de las Olimpiadas o con el relevo de la antorcha olímpica, que inicia su recorrido en Olimpia, Grecia (se introdujo por primera vez en Berlín 1936 dando inicio a un nuevo ritual olímpico). El mensaje era claro, las glorias del mundo grecorromano renacían en la nueva Alemania nacionalsocialista y eran su patrimonio.

Diosa griega Nike, su equivalente en la mitología romana fue Victoria:

Encarna la victoria dentro de una competencia pacífica.

La hoja de palma:

Es uno de los principales atributos de Nike, la lleva como premio para los vencedores.

La guirnalda de ramas de olivo:

Se otorgaba a los vencedores en los Juegos Olímpicos realizados por los antiguos griegos en la ciudad de Olimpia.

Firma:

K. ROTH

.

Canto:

Acuñada en Casa de Moneda: Ceca Estatal de Baviera (BAYER.HAUPTMUNZAMT), Múnich, Alemania.

.

Adquirida en:

Metal: bronce.

Módulo: 37 mm.

Peso: 21.10 g.

Catalogación: Eberhardt página 183.

La obra de referencia viene siendo Olympiamünzen und Medaillen, por Josef Eberhardt:

Diseñador de la medalla: Karl Roth (1900-1967).

.

Documento de la época relacionado con la medalla:

Medalla oficial conmemorativa de los Juegos Olímpicos de 1936 (diseñada por el escultor Karl Roth, Munich).

En plata: 6 Reichsmark (fue la moneda oficial en Alemania desde 1924 hasta 1948). Bronce: 3 RM.

Disponible en todos los bancos, cajas de ahorros, cooperativas de crédito y similares, así como en los puntos de venta oficiales.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s